Banner Before Header

“O SALVAMOS A LAS REGIONES O NOS HUNDIMOS TODOS”

VISIÓN DE MUJER

0 313

Por:

Elsy Melo Maya

 

Elsy Melo Maya

 

 

“De las regiones autonómicas, autónomas, o federales se viene hablando desde la promulgación de la constitución de 1991 en cuyo artículo 1o dice: “Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general”.

No hay cosa más confusa que los dos primeros renglones de dicho artículo; se debía buscar un modelo de descentralización que garantizara la autonomía de las entidades territoriales en todos sus ámbitos y con todos sus alcances, es decir, autonomía en lo fiscal, en lo político, en lo administrativo, situación que hoy no ha sucedido, razón por la cual, desde los gobiernos regionales se pide a gritos, fórmulas que ayuden al desarrollo del país desde los territorios. Algunas voces, como la del  exministro y gobernador actual del Atlántico, Dr. Eduardo Verano de la Rosa, quien desde el año 2017, durante su intervención en un foro realizado en la ciudad de Barranquilla denominado Casos y resultados empresariales del caribe, grito con fuerza “Colombia Necesita Regiones Autónomas”, y reafirmó su propuesta con datos como “el 85% de los impuestos nacionales los consolida el gobierno nacional y eso nos hace ineficientes, se trata de reformar la organización administrativa del Estado”.

Por su parte, el Presidente del Congreso Iván Name Vásquez, reafirma su postura diciendo “que se hace necesario que haya una verdadera autonomía, para que las regiones puedan abordar sus necesidades específicas y logremos cambiar la ecuación actual de atraso, pobreza y guerra, por una nueva Colombia con desarrollo, riqueza y paz”.

Lo anterior, se expone para significar que la academia debe estar presente en estas propuestas de reformas, en tanto, implica reconfiguración y reformas en lo geopolítico territorial, al sistema de las finanzas públicas, niveles de gobierno y gobernanzas, sistema general de participaciones, de regalías, modelos de representación política, cambio en el modelo de diseño e implementación de políticas públicas.

Si esto no sucede la criminalidad en Colombia y sus regiones se agudiza, lo que conllevaría a un desplazamiento del crimen hacia las ciudades más grandes del país. El llamado lo están haciendo hoy, los directos responsables de conducir el desarrollo desde lo regional y por supuesto de atender las necesidades y demandas de los colombianos.

Así las cosas, se hace imperativo acudir a la investigación desde lo académico, con datos y cifras para permitan pensar y proponer un modelo de desarrollo eficaz y eficiente en conseguir oportunidades de desarrollo humano sin necesidad de recurrir a la violencia como mecanismo de sobrevivencia en un país que tiene mucho por hacer”.

(Escribió Willmar Medina, Docente ESAP)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.