Banner Before Header

JORGE SOLÍS, UN NARIÑENSE QUE SE IMPUSO DESDE CALI

Jorge Solís es patrimonio vivo de la música en Colombia.

0 286

Por:

Albeiro Arciniegas

 

Albeiro Arciniegas

 

Nació en 1945 en Tumaco –la tierra de Willington Ortiz, Silvio Marino Salazar y muchas otras figuras destacadas en el panorama nacional–. Jorge Solís sintió el llamado de la música y la claridad y volumen de su voz le permitió convertirse en el vocalista y director de La gran banda caleña, toda una institución musical en el país.

Es un artista que vive atrapado en la nostalgia y el recuerdo, cuenta que su orquesta acaba de presentarse en los Carnavales de Negros y Blancos en Nariño y cita nombres de afamados músicos con los cuales compartió experiencias y enumera una cantidad impresionante de grabaciones con las más importantes disqueras de Colombia y el exterior.

Como quiera, Solís es un compositor y músico colombiano que animó las fiestas hogareñas y populares al lado de Pastor López, Rodolfo Aicardi, Gustavo El loco Quintero, Gabriel Romero, Armando Hernández para citar algunos nombres que hicieron gozar y bailar a varias generaciones de colombianos cuando la música era creación, inspiración, ritmo y buenos tonos, pues estaba hecha para gente de buen gusto.

“La aventura de La gran banda caleña inició con Álvaro Hoyos, Luis Carlos Ochoa y otros nombres que se emocionaron con mi afinación en el canto”, dice Solís, quien con su voz impuso éxitos como Pa’ qué comió, Así te quiero yo, Picoteando por ahí, Chapeadita, El beso caleño, Sin despedirme, entre una variedad de temas con un estilo y un sabor particular que convirtieron a La gran banda caleña en una marca muy reconocida en el ámbito musical.

Jorge Solís es un hombre amigable, sencillo, humilde, cargado de esa franqueza y experiencia que dan los años, sabe manejar el reconocimiento y está lleno de historias, de recuerdos, habla de su familia y sus amigos en Tumaco. Su carrera musical creció con esfuerzo y se consolidó en Colombia y es uno de los más destacados e importantes artistas nariñenses, quien conserva intacta su capacidad vocal.

Con su orquesta ha recorrido centenares de escenarios y mantiene su organización musical vigente con sede en uno de los barrios de Cali, la ciudad que le permitió combinar los sonidos de la costa pacífica con la alegría innata de una sociedad en cuya sangre lleva la salsa y el conocimiento de la buena música.

Jorge Solís es patrimonio vivo de la música en Colombia. El timbre de su voz y su vocación por las notas del pentagrama lo llevaron a conquistar el mercado discográfico desde la ciudad de Cali. Al final de la entrevista, me invita a que conozca las oficinas de La gran banda caleña, que compartamos una charla personal, que no se limite a una entrevista, le digo sí, cuando regrese a Cali tomaremos un café y charlaremos de la tierra del sur, la bella tierra de Aurelio Arturo donde Jorge Solís es uno de sus símbolos, su orgullo.

***

 

Disfrutemos de uno de sus éxitos…

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.