TODO TE DESIGNA

Estoy hablando de la única alternativa que todos tenemos para continuar ascendiendo la montaña y para encarnar nuevamente a quienes, amándolos tanto, no podemos tenerlos físicamente a nuestro lado.

2 482

Por:

Graciela Sánchez Narváez

 

Graciela Sánchez Narváez

 

 

Apreciados amigos lectores:

Esta vez, si me lo permiten, quiero convertirlos en cómplices cercanos de esos sentires existenciales que sin remedio nos hermanan. Estoy hablando de “ausencias y vacíos”. Estoy hablando de la única alternativa que todos tenemos para continuar ascendiendo la montaña y para encarnar nuevamente a quienes, amándolos tanto, no podemos tenerlos físicamente a nuestro lado.

Al principio, anidamos su ser en lo más profundo de nuestro corazón, pero luego… poco a poco, cada instante, cada hora, cada día, cada año de su vida, se convierte en impronta, en faro, en señal, en sustento, en presencia mágica, en memoria, en recuerdo, en homenaje, en “poema…”

 

A: Camilo

 

Mi verdad y mi destino

 

“Vuela campeón,
 maestro de la vida;
tus alas gigantes de sonrisa,
nos dirán el camino a seguir
 para encontrarte”

 

***

 

Todo te designa

 

Mi tiempo se volvió cascada
de luceros
que anunciaban en mi vientre tu existencia,
con ella se agigantó mi suerte;
sentí por dentro
canciones durmiendo,
dibujé en tu rostro una brisa dorada
 que amainaba tormentas,
con tu corazón de miel,
inauguraste sonrisas nacientes
que escarcharon mis días
y pintaron mis noches de azul fantasía.

 

Amamanté tus sueños,
mientras mis ojos miraron por los tuyos,
un universo eterno
de latentes gotitas transparentes,
de cisnes apacibles,
de espacios sin fronteras,
donde la felicidad con color de luna,
emergía siempre entre tus horas,
tejiendo siglos de ternura,
tu ternura serena y placentera.

 

… Habito hoy,
 esta región desconocida;
inconcebible
sin ti,
fruto tierno de mi amor bajo el sol;
contigo,
entre las cosas y los sueños leves,
donde todo te designa
como un juego mágico que viste mi alma
con la densa oscuridad del bosque,
donde todo te llama y te recuerda,
donde la niebla,
cómplice de mi pregunta y mi esperanza,
baja lentamente a besarse con el lago,
y revive mi ángel inquieto,
historia infinita de tu tiempo.

 

Todo te designa,
luz de mi asombro;
tu certeza no tiene escapatoria,
y allí…
 te veo otra vez
de la mano de tu amada,
conquistando con ella todas las glorias,
coronado de cielo,
jugueteando con la luna,
enternecido por la lucha
de quienes aún tejemos y destejemos
sinsabores terrenales,
olvidos y memorias,
pasiones perdidas, pequeños triunfos
ganados en la eterna batalla de los días.

 

La campana que preside
tu verdad silenciosa,
me acompaña,
me arrulla,
y despierta mis instantes
que son ahora nuestro tiempo,
 adormecido por tu ausencia
pero elevado por tu historia,
mar inmenso de huellas y caminos.

 

Cada vez me siento
 más cerca de tu alma,
de tu seguridad sin nombre,
vigilante perenne
de mi aliento inextinguible,
tu enigma me mantiene
y me impulsa hacia esa luz universal
que tú ya habitas.

 

Te tenemos aquí, no estás lejos,
calmando con tu asombro
este asombro
de tu ausencia y tu memoria.

 

Todo te designa…
16 de octubre
2 Comentarios
  1. Manuel E. Martinez R dice

    Bellísimo y conmovedor el texto de nuestra querida amiga y compañera de postgrado Graciela Sánchez, un abrazo y ojalá siga compartiendo a través de esta revista sus elocuentes escritos, un fuerte abrazo

    1. Ruth Enriquez dice

      Todo se designa, la muerte es un sentir existencial que nos cubre a todos. Tu recuerdo por Camilo es muy tierno y a la vez fortalecedor, nos hablas, con un ser desde su concepción que es parte de tu corazón y tu vída, luego su presencia mágica de un campeón con su esencia. Después de su vacío quedó su luz para iluminar tu camino. Con tu amor, permanecerá siempre, su voz no se apaga. Su alegría y vivencias llenan tu ser para continuar en la vida experimentando amor. Camilo, te cuida desde la eternidad porque continúa fluyendo en tu ser. Recuerdas que estuvo en vientre que es la prolongación de la inmortalidad que compartió tus sueños y te convirtió en una madre valiente a través del vacío que dejó y, cumple con el desgnio infinito de cada ser.
      Ahora, habitas si él, pero tú alma vuelve a tocar su piel, mirar la chispa de sus ojos que ellos hablan sin hablar y hacen sentir sin tocar.
      Todo se designa en su corta presencia terrenal y se comprueba que fue un ángel, inquieto, alegre, feliz, historia de su tiempo.
      Tu hijo, sigue siendo tu consuelo, te cuida, te ama, te sigue, te ilumina desde el infinito porque es una buena dimensión de la vida que ella es única e irrepetible, libera el espíritu que está encerrado en la naturaleza y es una transición significativa. Un recuerdo muy lindo y alegre.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.