Banner Before Header

“PIDO PERMISO”

IDEAS CIRCULANTES

1 725

Por:

Graciela Sánchez Narváez

 

Graciela Sánchez Narváez

 

Apreciados amigos lectores:

Ustedes han sido mis compañeros de viaje por los senderos de la escritura, es por eso que les “pido permiso” para retirarme temporalmente del espacio que nos convoca cada semana, los domingos, desde el periódico La Noticia Sin Fronteras y la Revista Testimonio de Nariño. Estos dos medios regionales se constituyeron en esa otra morada cómoda que necesité para habitar el mundo desde 2019. Digo “morada” porque este concepto va mucho más allá de la comprensión de casa, es más bien un estado del alma, es incluso ese sitio que buscamos todos para albergar nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestras preocupaciones, nuestra intimidad y aún nuestra felicidad. Estos dos medios de comunicación, se volvieron casas de puertas abiertas listas para que entremos a habitarlas los escritores y los lectores.

Debo, por lo anterior, decirles que me siento complacida de haber plasmado mis ideas en las páginas de dos medios de comunicación regionales que, con su empeño, fuerza y profesionalismo, han asumido en el sur de Colombia, con epicentros en Pasto e Ipiales, un papel protagónico en el mundo de opinión pública y las comunicaciones, con enfoques libres, modernos, versátiles, y han marcado una huella indeleble en la memoria de lectores.

Escribiendo a lo largo de mi vida, aprendí grandes verdades, que me llevaron a confirmar que lo escrito existe sólo cuando es leído. Es por esto que, en la pragmática del texto, se marca como impronta la afirmación que predica que “quien escribe lee y quien lee escribe”. Esta es la actitud cooperativa y generosa del lector con el escritor, a la que me refería en uno de mis artículos, como lo recordarán muchos de ustedes que me han seguido. Cuando esto ocurre, alguien se te acerca, alguien ahonda en tu alma, alguien desentraña en un escrito lo que el escritor piensa y siente, pero no solo eso, alguien lo interpreta y lo reescribe, alguien descubre los silencios y extrae sus sentidos ocultos, alguien sugiere lo no dicho, alguien presupone, provoca y promete lo que falta, esta es la magia de contar con ustedes, mis amigos “destinatarios”. Pero hay algo más, todos somos destinatarios en este caminar, constantes por los caminos de la vida.

 

 

He tenido la fortuna de contar con ustedes mis lectores apreciados, por eso, ya son parte de mis textos. Esta despedida temporal, es un hasta pronto, pues teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente comprendí la importancia de compendiar y publicar lo escrito, por lo cual debo seguir dedicándome a esta tarea. Sé que esta acción es la única forma de darle vida a mis textos, fruto de mi tarea diaria de escribir como una forma de existir y de ser. Sé hoy más que nunca que sólo existe lo leído, sólo lo leído cobra la vida que merece. Pues amigos, voy a dedicarme a esta actividad, que implica muchas cosas, como organizar, seleccionar, releer, para que en su compendio merezcan exponerlos nuevamente y permanezcan a su altura. Este es el único motivo que me lleva a retirarme de ustedes y de los medios que me acogieron, pues se trata de una tarea, acuciosa y responsable, que demanda de mucho tiempo, concentración y dedicación.

Una obra escrita no es, en mi concepto, un contenido acabado, ni cerrado desde ningún punto de vista. Me mantengo en la línea de quien sabe que un texto es de su autor hasta que sale para exponerse al lector, que a su vez se vuelve su dueño desde el mismo momento en que empieza a leerlo; éste es un tiempo en que se rompe el cristal que lo encerraba y queda bajo el poder de los lectores, quienes realizarán sin proponérselo su propio texto. Todo esto, implica lógicamente que la estética de la creación verbal, como Bajtín la asume, deba tener en cuenta la estructura de los procesos semiótico-comunicativos, que llevan la marca de la responsabilidad y la calidad que le da el autor. Este respeto al lector, obliga a que las normas de calidad textual sean más exigentes.

El concepto semiótico del texto va más allá de lo lingüístico. Así pues se acaban ya las dilaciones; el lector es un acompañante, por eso estará siempre al lado, siempre encima, siempre pegado al cuerpo del texto escrito. Esta es la importancia de un lector crítico, analítico, que recrea y produce un nuevo texto con base en lo leído. Ésta es una forma de tenerle confianza al autor o al escritor, pero al mismo tiempo, de examinarlo y vigilarlo para exigir su calidad. El lector es quien hace atractivo o rechazable un texto. El lector, con su actitud crítica, puede saber cuándo una escritura es madura y responsable, pero no solo eso, de manera impresionista, todo lector sabe cuándo el contenido escrito le causa placer o no; por lo tanto, no necesita saber de literatura sino de esa estética que todos llevamos dentro. Esta es una dimensión de la importancia que ustedes han tenido, dentro de mis textos, pues he optado por el camino de la libertad y la reescritura de quien me lee.

En esta oportunidad me he detenido en mis destinatarios. No me ha interesado nunca mantener una línea estructuralista, sin decir con esto que ella no sea importante, pues nos proporciona las bases que hacen la estructura de un texto, pero me interesa lo que hay más allá y es la posibilidad interpretativa de los lectores. La intersubjetividad y en algunos casos, la controversia que despertaron muchos de mis artículos, fue lo que realmente enriqueció este proceso.

Con lo escrito desde 2019 hasta el momento se acumularon setecientas hojas, que hablan ya de gruesos volúmenes; es por eso que lo que publicaré en un primer momento, será una selección de artículos que he titulado Ideas Circulantes Volumen 1, que se ha dividido en tres secciones, así: Lengua y Literatura, Cultura y Educación y Política y Sociedad. En un segundo libro, se publicará lo que se llamará Ideas Circulantes. Volumen 2, que compendia todos los artículos que relacionan los eventos de la Pandemia Covid 19 y las múltiples y polémicas respuestas de la humanidad, tanto en nuestra región, como en nuestro país y el mundo entero. Considero que este libro puede ser importante para la memoria y la historia de nuestros pueblos, para tomar o descartar experiencias que mejoraron o empeoraron las circunstancias de emergencia, pues todo su contenido está impregnado de estos tiempos apremiantes que el mundo dolorosamente tuvo que afrontar con lo que se llamó Pandemia Covid 19.

Gracias mis lectores por estar siempre atentos conmigo, gracias a la Revista y al Periódico por habernos abierto esta morada para que podamos encontrarnos cada semana, creo que este espacio lo instalamos juntos. La red social Facebook ha sido también un maravilloso sitio de encuentro.

Un abrazo para todos.

1 comentario
  1. Pablo Emilio Obando A. dice

    Un adiós con las gracias por su constante compromiso. Estaremos, atentos a la publicación de su texto. Un gran abrazo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.