Banner Before Header

“NO HAY NADA MÁS VIVO QUE UN RECUERDO”: FEDERICO GARCÍA LORCA

IDEAS CIRCULANTES

0 643

Por:

Graciela Sánchez Narváez

 

Graciela Sánchez Narváez

 

DE PROPUNDIS
 “Los cien enamorados
duermen para siempre
bajo la tierra seca.
Andalucía tiene largos caminos
 rojos.
Córdoba olivos verdes,
donde poner cien cruces,
que los recuerden.
Los cien enamorados,
duermen para siempre”.
Federico García Lorca

 

El 5 de este mes de junio se cumplieron 124 años del nacimiento de Federico García Lorca, poeta español nacido en 1898 y asesinado hace 86 años por los fascistas, durante el gobierno de Franco, el 18 de agosto de 1936. De esta manera trágica y dolorosa para la humanidad, muere fusilado a los 38 años, uno de los más grande representantes del pensamiento español en el siglo XX.

Como muchos otros delitos ocurridos en esta época en España, relacionados con las ideas políticas, la muerte de este gran poeta, después de tanto tiempo, continúa envuelta en el misterio y su cadáver sigue desaparecido, pues son muchas las versiones investigativas y hasta leyendas que se han tejido frente a este asunto, tantas, que es mejor quedarnos con las que encontramos adormecidas entre los versos de poetas y escritores que las cantaron como un homenaje a su memoria.

En la madrugada del 18 de agosto de 1936, Federico García Lorca fue fusilado junto a un olivo. Así fue el final de una historia, víctima del peor régimen político, para dar paso a un largo silencio con muchos muertos en fosas cerradas. El miedo, que no daba lugar ni a levantar la voz, porque le costaba la vida a quien lo hiciera, guardó en el misterio este nefasto acontecimiento, hasta que Ramón Ruiz Alonso, al final de su vida, en su huida a Estados Unidos, antes de caer el gobierno de Franco, le confiesa a su hija, la actriz Emma Penella, todo lo ocurrido esa mañana. Así lo explica Gabriel Pozo, quien recoge en su libro todo lo narrado por la hija de Ruiz, quien le pide que sus declaraciones no sean publicadas antes de su muerte. Le cuenta de esta manera sobre la implicación de su padre en el asesinato de García Lorca.

El gobierno de Franco necesitaba a García Lorca para que diera información sobre Fernando de los Ríos, de quien el poeta era su niño mimado, por su amistad y cercanía, por lo cual la orden fue detenerlo en el camino que había tomado de Granada hacia su pueblo y amenazarlo y aterrorizarlo para darle un escarmiento, con el fin de que delatara e informara sobre el sitio donde se encontraba Fernando de los Ríos, quien incansablemente escribía contra el gobierno de Franco. Ese día lo llevaron detenido a la casa de los Rosales.

 

 

Emma Penella dice que Lorca no fue sacado de la casa de los Rosales por su padre, como se decía, sino por el hermano mayor de esta familia, quien los entregó para que no maltrataran a su madre y hermanos. Ella dice que la muerte de Lorca se debió a la lucha por el poder entre la CEDA (Confederación Española de Derechos Autónomos) y la Falange, que fue un partido político de ideología fascista, fundado el 29 de octubre de 1933 por Antonio Primo de Rivera, primogénito del fallecido dictador Miguel primo de Rivera.

Gabriel Pozo, en su libro “Lorca: último paseo”, ha sumado nuevas piezas informativas, una de ellas es una fotografía inédita donde puede verse a la cuadrilla de enterradores que trabajaban en el lugar donde fue detenido. La foto muestra que quien enterró al poeta fue Manolillo, (El comunista), quien aparece con una niña en los brazos. Señaló que el mismo lo enterró en Gibson.

Según otra versión, de Gabriel Pozo, Franco ordenó sepultar las pruebas del fusilamiento. Hay registrada una conversación entre Antonio Gallego y el alcalde de Granada, quienes afirman que el gobierno ordenó cambiar el cadáver de ese sitio a otro, por el temor de que se convirtiera en un motivo público de protesta. Fue así cómo decidieron ocultarlo para siempre.

En 1986, durante la realización de obras civiles, aparecieron unos restos humanos, pero, en  lugar de dar aviso a las autoridades, fueron enterrados en un lugar del parque, hechos que fueron admitidos por varios testigos. Se decía entonces que la familia sabía en qué fosa se habían sepultado los restos del poeta.

Los motivos fundamentales por los que mataron a Lorca fueron tres esencialmente: su ideología socialista, que lo situó políticamente en contra de la dictadura; sus escritos literarios y declaraciones en contra de las injusticias sociales del gobierno, y sus preferencias sexuales. Todo esto antes de la guerra civil, cuando ya la ultraderecha lo ubicaba en la izquierda y como socialista. Él decía que un gobierno que se defiende por medio del terror no conseguirá destruir las causas de la situación lamentable de su patria. Para entonces, Fernando de los Ríos dirigía “La barraca”, en cuya sección literaria, escribía Federico García Lorca. Fue por esto denunciado como socialista, masón y pervertido sexual. En 1914 se matriculó en las carreras de Filosofía, Letras y Derecho y empezó a dar sus conferencias.

 

 

Con tan corta edad, García Lorca escribió grandes e importantes obras, una de las más conocidas es “Romancero Gitano”, que lo enlaza con la cultura gitana y en la que utiliza el simbolismo especial y la metáfora, que le imprimen mucha más fuerza a los sentidos, siendo ésta la característica que lo hace único, además de la originalidad y el hermetismo, la dificultad, los sentimientos y el apego por los elementos tradicionales. Algunos elementos que utiliza en su obra poética son: la luna, el agua, la sangre, el toro, el caballo y su jinete, la fecundidad, la esterilidad, la belleza la vitalidad, la vida derramada, lo fecundo, lo sexual, el erotismo. El toro, es un símbolo relacionado con la muerte. Como amante de la tauromaquia, consideraba que la corrida de toros es el espectáculo en donde se podía ver la muerte rodeada de la más deslumbrante belleza.

La metáfora es usada por García Lorca como recurso literario, siguiendo a Góngora, utiliza imágenes lejanas a la realidad, profundiza en el espíritu tradicional, en el valor, en el desarraigo amoroso, la melancolía, la pasión, la tradición popular y culta y la poesía como el reflejo trágico.

En algunas de sus obras, como “El maleficio de la mariposa” (1919), “Granada paraíso cerrado y otras páginas granadinas” (1926), “Los títeres de cachiporra” (1922), “Declaraciones y entrevistas” (1927 – 1936), “La romería de los cornudos” (1933), la composición se convierte en un referente de la cultura popular y en una de las más ricas referencias de la danza española.

Para terminar, toda la obra de García Lorca se expresa con un sentimiento trágico de la vida y está vinculada a distintos autores y corrientes literarias. Además, está marcada por la frustración, pues, la temática versaba entre buscar el origen del amor, la muerte y el sexo.

Degustemos algunas estrofas de sus mejores poemas.

 

Soneto de la dulce queja

(Del Romancero Gitano)

Tengo miedo de perder la maravilla

de tus ojos de estatua,

y el acento

que de noche me pone en la mejilla,

la solitaria rosa de tu aliento.

Si tú eres el tesoro oculto,

tengo pena de ser en esta orilla,

tronco sin ramas y lo que más siento,

es no tener la flor, pulpa o arcilla,

para el gusano de mi sufrimiento.

mío.

Romance de la luna, luna

(Del Romancero Gitano)

La luna vino a la fragua

con su polisón de nardos

El niño la mira, mira,

y el niño la está mirando.

En el aire conmovido

mueve la luna sus brazos

y enseña lúbrica y pura,

sus senos de duro estaño.

Romance del sonámbulo

(Del Romancero Gitano)

Verde que te quiero verde.

Verde viento. Verdes

ramas.

El barco sobre la mar

y el caballo en la montaña.

Con la sombra en la cintura

ella suena en la baranda.

Verde carne, pelo verde,

con ojos de fría plata.

Bajo la luna gitana,

las cosas la están mirando

y ella no puede mirarlas

Verde que te quiero verde.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.