Banner Before Header

FESTIVAL CHARLES DICKENS: LA NAVIDAD EN LONDRES SIGLO XIX

El Festival histórico en homenaje al escritor Charles Dickens: "La Navidad en Londres, Siglo XIX, se realiza en Deventer"

0 359

Por:

Luis Fidel Cabrera A. (*)

 

Luis Fidel Cabrera A.

 

Aunque este año la nieve se hace esperar, el frío invernal abraza a los visitantes mientras esperan pacientemente en la larga cola que conduce al encantador pueblo medieval. En la hilera se entremezclan niños, adultos y ancianos, provenientes de diversos rincones del mundo y de distintas culturas. Cada año, cerca de 130 mil espectadores, superando el número de la población local, acuden a este espectáculo único cuyo acceso es gratuito.

 

Niños de los Coros de Navidad (Christmas Carol, así es el título de una obra de Charles Dickens)

 

Nos encontramos en Deventer, una antigua y pintoresca ciudad de los Países Bajos (Holanda). A lo largo del año, la ciudad deslumbra con su belleza, pero a mediados de diciembre, se transforma en un escenario mágico donde las narrativas de Charles Dickens cobran vida. Este año se celebra la 31ª edición del “Dickens Festijn”, como se le conoce en neerlandés.

Más de mil personajes de las famosas e icónicas obras del renombrado escritor inglés emergen en el histórico y céntrico barrio Bergkwartier: desde el avaro Scrooge hasta el inolvidable Oliver Twist, desde el Sr. Pickwick hasta los armoniosos cantores de villancicos, desde los niños huérfanos hasta los oficinistas nobles y figuras distinguidas de la época; la ciudad revive la Inglaterra de Charles Dickens con todo su esplendor.

 

La niños representan la clase noble de aquella época

 

Charles John Huffam Dickens, considerado uno de los mejores novelistas de la era victoriana y uno de los mejores escritores y novelistas de todos los tiempos, nació el 7 de febrero de 1812, en Landport, Portsmouth, Inglaterra, y falleció el 9 de junio de 1870, en Gads Hill Place. Sus obras, cargadas de personajes entrañables, han perdurado en el tiempo y continúan siendo leídas, adaptadas al teatro, cine y televisión. En la actualidad encuentran en Deventer un espacio donde sus historias se transforman en teatro callejero cada diciembre.

Dickens ha sido elogiado por muchos de sus colegas escritores, desde León Tolstói hasta George OrwellG. K. Chesterton y Tom Wolfe, ​ por su realismo, su comedia, su estilo de prosa, sus características únicas y su crítica social. El estilo literario de Dickens, conocido por su exquisita prosa poética y su agudo sentido del humor, ha dejado un legado perdurable. El término “dickensiano” se emplea para describir situaciones que evocan las condiciones sociales adversas o personajes cómicamente repulsivos presentes en sus obras. Su crítica social y su sátira sobre el esnobismo de la aristocracia británica siguen resonando. El esnobismo, esa inclinación hacia la exagerada admiración de lo que está de moda o la adopción de costumbres e ideas bajo la percepción de distinción, persiste como un fenómeno arraigado. Es fascinante observar cómo, incluso en el siglo XXI, este comportamiento perdura, especialmente durante la Navidad y en comunidades cristianas a pesar de la creencia en la humildad de Jesús y su vida sencilla.

 

Los personajes de Charles Dickens desfilan en las calles de Deventer

 

La celebración de Dickens en Deventer se convierte en un espejo que refleja la persistencia de ciertos comportamientos humanos, nos muestra que, aunque los tiempos cambien, ciertos patrones de comportamiento parecen resistir al paso de los años.

Pero en fin, en Deventer, los personajes de Dickens cobran vida, permitiendo a los visitantes entablar encuentros inolvidables, incluso se puede hacer una foto o un selfie con ellos. Pero no solo los personajes toman protagonismo, también la propia Londres, desde sus bares en las afueras hasta las orillas del Támesis, se presenta de manera vívida y apasionada, reflejando el profundo amor que Dickens sentía por su ciudad natal.

 

En Deventer, los personajes de Dickens cobran vida, permitiendo a los visitantes entablar encuentros inolvidables

 

Después de recorrer la historia y sumergirse en la antigua Londres, la experiencia culmina con el disfrute de platillos tradicionales de la época. Aunque no sean ingleses, una papa asada o unos poffertjes (panecillos neerlandeses) satisfacen el hambre y el frío sin distinción de nacionalidades.

Al concluir el día, cuando el sol se despide en un hermoso atardecer otoñal, retornamos a otra cruda realidad del siglo XXI: no sólo persiste el esnobismo en la celebración navideña sino que en el mundo dominan las guerras, hambrunas, cambios climáticos y una creciente polarización en la sociedad. A pesar de todo, extendemos nuestros más sinceros deseos de una Feliz Navidad y un próspero 2024 a los lectores de Testimonio de Nariño, con la firme esperanza de que la mágica narrativa de Dickens inspire la generosidad y la solidaridad en nuestros corazones.

 

( * ) Luis F. Cabrera

Biólogo Ambiental – Periodista de Ciencia

Cabre018@hotmail.com

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.