Banner Before Header

AUDIENCIA DE RECONOCIMIENTO DE VERDAD EN DABEIBA – CASOS 03 Y 04

Las amargas verdades contadas por los victimarios a los familiares de las víctimas.

0 474

08:31 A.M.

🎥Inicia una nueva etapa en la JEP

8 máximos responsables de ‘falsos positivos’ en Dabeiba, que fueron imputados por crímenes de guerra y lesa humanidad, fueron llamados a reconocer responsabilidad este 27 y 29 de junio ante el país y las víctimas. #VerdadParaQueHayaJusticia.

 

 

08:42 A.M.

¿Cuáles son los hallazgos de la JEP en Dabeiba? ¿Quiénes son los 10 imputados como máximos responsables? ¿Por qué apenas participan 8 en la audiencia? ¿Qué se les imputó? ¿Cuál es el patrón criminal?

 

 

08:53 A.M.

Esta audiencia de reconocimiento se realiza en Dabeiba por decisión de la #JEP, luego de la solicitud de las víctimas, como medida de reparación simbólica de los daños que estos crímenes causaron en ellas, sus familias, comunidades y en su territorio.

 

 

09:00 A.M.

Esta audiencia es presidida por los magistrados relatores Nadiezhda Henríquez y Alejandro Ramelli, además de otros magistrados de la Sala de Reconocimiento de Verdad como Catalina Díaz y Óscar Parra. #ReconocerParaNoRepetir #VerdadParaQueHayaJusticia.

  • 09:02 A.M.

A esta audiencia comparecen como máximos responsables de los crímenes perpetrados en Dabeiba entre 2002 ‑ 2006
✅ Coronel (r) Efraín Enrique Prada Correa
✅ Coronel (r) Edie Pinzón Turcios
✅ Mayor (r) Yaír Leandro Rodríguez Giraldo
✅ Mayor (r) Hermes Mauricio Alvarado Sáchica

  • 09:04 A.M.

También fueron citados:
✅ Sargento (r) William Andrés Capera Vargas.
✅ Sargento (r) Fidel Iván Ochoa Blanco.
✅ Sargento (r) Jaime Coral Trujillo.
✅ Soldado profesional (r) Levis de Jesús Contreras Salgado.

Se trata de un coronel, dos capitanes, dos sargentos, once soldados profesionales y un intendente de la Policía Nacional que han aportado verdad en el marco de los hechos que la JEP investiga en Dabeiba.

Por no ser considerados como máximos responsables, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas, que participa de manera articulada en esta audiencia, es la instancia que resuelve la situación legal de estos 17 comparecientes #Dabeiba #JEPenDabeiba #ReconocerParaNoRepetir

09:05 A.M.

Este caso ilustrativo, que investiga asesinatos y desapariciones forzadas que culminaron en el cementerio Las Mercedes, de Dabeiba, se dio en el marco de dos casos: el 03, de ‘falsos positivos’, y 04, que priorizó la región de Urabá.

09:08 A.M.

En la Audiencia de Reconocimiento de Verdad también participan otros 17 comparecientes de la fuerza pública involucrados en los asesinatos y desapariciones forzadas perpetradas en los cementerios de Dabeiba, Ituango y Carepa.

Las víctimas, los comparecientes y la magistratura caminaron por las calles de Dabeiba, después del acto simbólico que se llevó a cabo en el cementerio Las Mercedes, lugar donde sembraron tres guayacanes como símbolo de resistencia de las víctimas.

 

 

09:10 A.M.

De acuerdo con la evidencia judicial documentada por la JEP, tres patrones criminales fueron caracterizados en la investigación: presión por resultados, homicidios por resultados de personas ajenas al territorio y desapariciones forzadas en cementerios.

 

 

Bolsas negras y blancas con emblemas de la Policía y un distintivo del Batallón 26 ‘Arhuacos’ fueron hallados por la @UIA_JEP en el cementerio de #Dabeiba, donde se investigan ‘falsos positivos’.

 

09:12 A.M.

Durante la Audiencia de Reconocimiento el país también escuchará a las víctimas, sus historias, demandas y preguntas. Y, en boca de los comparecientes, sus reconocimientos y su participación en la configuración de los patrones criminales.

 

 

09:16 A.M.

Cada máximo responsable fue decisivo en determinadas fases del plan criminal. Por ejemplo, algunos participaron en la selección de las víctimas, otros en su ejecución, otros fueron decisivos en la legalización de esas operaciones y otros en el encubrimiento de los crímenes.

 

 

09:17 A.M.

Esta audiencia fue convocada para garantizar la efectiva participación de las víctimas y comparecientes en el reconocimiento de responsabilidad. Escucharlas y respetar su voz es esencial para el adecuado desarrollo del proceso judicial.

 

 

09:27 A.M.

“Es para nosotras, las víctimas, una fortaleza y una luz de esperanza, anhelando conseguir una verdad sobre sus hijos, hermanos, padres desaparecidos que aún están en lugares oscuros donde no les corresponde”, empezó diciendo en su intervención Teresita Zapata.

 

 

La madre de Jorge Andrés, una de las víctimas, expresó: “Gracias, mil gracias a la JEP, a los magistrados. Toda la parte del equipo psicosocial y a quienes hicieron posible que nos entregaran a nuestros seres queridos”.

Teresita Zapata agregó: “Hoy escuchamos a los comparecientes, esperamos que hablen desde el corazón. Sabemos que buscan una reconciliación, un perdón y una no repetición para las víctimas, para construir un mejor país”.

 

 

09:43 A.M.

“Por nuestros familiares estamos aquí, llenos de valor, para hacer frente a las verdades narradas; los máximos responsables deben hablar desde el corazón, sus verdades nos ayudarán a vivir libre de amargura y resentimiento.

09:45 A.M.

Al cierre del acto simbólico, dirigiéndose al coronel (r) Efraín Enrique Prada Correa, Teresita Zapata le dijo: “Aprendimos a no apagar la luz, esa luz que nos acompañará en todos estos encuentros, para recordar a los seres queridos que fueron arrebatados de nuestras familias”.

“Gracias a ustedes, hoy, los familiares de las víctimas, el país, los magistrados, podrán conocer una verdad que esperamos traiga un poco de alivio al fuerte dolor que les causamos (…), contra seres inocentes que deberían estar en sus hogares”, respondió el coronel a Teresita.

 

 

“De parte de todos nosotros entregarle este símbolo de paz, unión y reconciliación”, le dijo el militar (r) y le entregó una paloma de cerámica que sostienen dos manos. “Que este sea el inicio de una nueva vida, de una nueva Colombia, que nos merecemos”, concluyó.

09:53 A.M.

Al inicio de la Audiencia de Reconocimiento de Verdad, la JEP presentó el primer capítulo de la miniserie documental: ‘El cementerio de la verdad. Los horrores que la JEP desenterró en Dabeiba’, que será lanzado en plataformas digitales de la entidad este miércoles 28 de junio.

 

 

10:00 A.M.

La magistrada Nadiezhda Henríquez inició su intervención agradeciendo a todas los asistentes e instituciones que han cumplido una tarea en todo el proceso del subcaso Dabeiba. “Son las ganas de hombres y mujeres que han permitido que esto se lleve a cabo”, dijo.

 

 

“Quiero llamar la atención sobre nuestros principales invitados, las víctimas, que con sus nombres y sus fotografías están presentes aquí y cotidianamente están presentes en la memoria de sus familias. También a los que causaron su muerte y desaparición”, dijo la magistrada.

 

 

“Con este acto devolvemos su humanidad y su buen nombre. Estas fotografías que cuentan quienes eran, cómo era su vida, las trajeron sus familias”, señaló la magistrada Nadiezhda Henríquez.

 

 

10:24 A.M.

La magistrada correlatora del caso ilustrativo de Dabeiba describió el proceso para llegar a la Audiencia de Reconocimiento de Verdad, que empezó con los informes y traslados de los comparecientes, continuó con las versiones voluntarias y las observaciones de las víctimas.

 

 

“Posteriormente, se refirió el auto que reconoció a víctimas y comparecientes, donde se cruzan sus historias. Hoy nos encontramos para dar a conocer saber qué pasó, por qué pasó y quiénes son los responsables: presentes y ausentes”.

La magistrada Nadiezhda Henríquez reconoció a los comparecientes por dos acciones de mucho valor: “Decir la verdad, tener el valor de decir la verdad, y el valor de poner la cara, de exponer sus propias acciones. Con ello tenemos la seguridad de que tendrán una sanción”.

10:39 A.M.

“Desde este escenario reafirmamos nuestro compromiso inquebrantable con la búsqueda de la verdad y los derechos fundamentales de las víctimas”, empezó diciendo en su intervención el magistrado Alejandro Ramelli.

 

 

El magistrado correlator acentuó: “Desde aquí les decimos, con firmeza, a aquellos que han pretendido cubrir con impunidad y violencia estos crímenes internacionales, que sus despreciables métodos no van a amedrentar a la justicia colombiana. ¡Seguimos adelante!”.

“Gracias a la lucha incansable de las buscadoras y los buscadores, a la articulación con la Fiscalía y Medicina Legal, y sobre todo, al compromiso temprano con la verdad de los comparecientes, se logró desenterrar una verdad”, dijo Ramelli.

“El cementerio Las Mercedes, de Dabeiba, se convierte en un sitio de memoria histórica, en un referente nacional del nunca más”, enfatizó el magistrado Ramelli durante la Audiencia de Reconocimiento de Verdad.

10:46 A.M.

“Con esta audiencia estamos derrotando el negacionismo. La ciencia forense ha hablado con toda contundencia”, dijo el magistrado y agregó: “Con la aceptación de responsabilidad quedarán sin fundamento alguno visiones tergiversadas, desviadas o mentirosas de lo que sucedió”.

“Aunque muchos aún aguardan, también retornaron a casa seres queridos, alentados por su perseverancia. Porque hoy Dabeiba es Colombia, porque Dabeiba somos todos, por eso, hoy hemos regresado todas y todos a casa”, les dijo a los asistentes.

 

 

Ramelli continuó diciendo: “Escuchar estas verdades no ha sido fácil, pero gracias a ellas, algunas familias han encontrado sosiego. Gracias a este caso conjunto, el cuerpo del joven Edison Lexander Lezcano Hurtado, primera víctima identificada por la JEP”.

10:50 A.M.

“En la mañana de hoy el Instituto de Medicina Legal nos informó que tenemos grandes avances respecto de, al menos, dos casos más y esperamos poder entregarlos dignamente muy pronto”, informó el magistrado Ramelli en la audiencia.

10:52 A.M.

La Sala de Definición de Situaciones Jurídicas también participa en la audiencia para iniciar un análisis profundo del aporte a la verdad y del reconocimiento que van a realizar tanto quienes fueron seleccionados como máximos responsables así como aquellos que no lo fueron.

 

 

“La Sala de Definición se encargará de resolver la situación jurídica definitiva de los 17 comparecientes que no fueron seleccionados como máximos responsables pero que han hecho un aporte importante a la verdad”, explicó la magistrada Claudia Rocío Saldaña.

11:02 A.M.

A la Audiencia de Reconocimiento en Dabeiba asisten el ministro de Justicia (@MinjusticiaCo), Néstor Osuna (@osunanestor); el ministro de Defensa (@mindefensa), Iván Vélasquez Gómez (@Ivan_Velasquez_); y el alto comisionado para la Paz (@ComisionadoPaz), Danilo Rueda (@IDARDOS)

 

 

11:09 A.M.

El magistrado José Miller Hormiga, de la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas, se dirigió a los comparecientes considerados no máximos responsables: “Sea el momento para decirles a ellos, que con nuestra sala tendrán que continuar con ese compromiso con la verdad”.

 

 

“Tienen la puerta abierta para que puedan controvertir, para que nos puedan apoyar y nos aporten las informaciones que también podamos complementar con el propósito de tomar las decisiones que correspondan”, le dijo el magistrado José Miller a las víctimas.

11:14 A.M.

“La JEP llega hoy a un territorio que ha sido azotado por el conflicto armado. El propósito de llegar con la justicia transicional es ofrecer herramientas para sanar los graves daños que han sufrido las víctimas”, dijo el presidente de la JEP, magistrado Roberto Carlos Vidal.

El magistrado Vidal explicó que la JEP tiene dos herramientas importantes para ayudar a sanar esas heridas: el aporte a la verdad y el derecho de los comparecientes, en este caso, ocho máximos responsables que hacían parte del Ejército Nacional a reconocer su responsabilidad.

 

 

“Nuestros comparecientes tienen la obligación de aportar una verdad exhaustiva. Son ellos quienes han venido, de manera valiente, han aportado verdades fundamentales que condujeron a la JEP al cementerio Las Mercedes y a conocer los horrores que allí se cometieron”.

El magistrado Vidal también señaló que el derecho de los comparecientes a reconocer su responsabilidad se expresa en esta audiencia ante un escenario en el que ellos reconozcan ante las víctimas y el país los graves crímenes que cometieron.

11:24 A.M.

“Con Medicina Legal y la Fiscalía, además, hemos logrado hacer una exhumación y encontrar restos de muchas personas. Hemos logrado identificar a varias personas, un trabajo técnicamente difícil, y que ha permitido aliviar un poco el dolor de las familias que los han buscado”.

 

 

11:38 A.M.

Tras instalar la audiencia judicial, la magistratura y los comparecientes escuchan las demandas de verdad y responsabilidad de las víctimas que participaron este martes 27 de junio de la Audiencia de Reconocimiento de Responsabilidad que se lleva a cabo en Dabeiba.

 

 

Se trata de víctimas relacionadas con el primer patrón macrocriminal probado en este caso: ‘Homicidio de campesinos de la región por prejuicio insurgente y de guerrilleros que habían depuesto sus armas en un contexto de alianzas entre agentes del estado y grupos paramilitares’.

11:46 A.M.

El magistrado Alejandro Ramelli explicó que el primer patrón criminal del caso Dabeiba está relacionado con el prejuicio al enemigo. “Asesinaron a campesinos de la zona rural de Dabeiba que eran señalados de colaborar con la guerrilla”, precisó el magistrado.

El magistrado Ramelli describió otros daños que se causaron con el asesinato de campesinos de las veredas de Dabeiba. “Con estas acciones se estigmatizó a las víctimas y a las comunidades, dañando sus lazos, se generó desplazamiento forzado y se rompieron los proyectos de vida”.

Debido a estos hechos se dañó el buen nombre de las víctimas, se rompieron sus lazos con la comunidad; se perdió así la confianza, se generó desplazamiento forzado y con ello también se dio una ruptura en los proyectos de vida.

 

 

11:59 A.M.

De viva voz, una de las víctimas, Rafael Góez, relató ante las demás víctimas, los comparecientes y la justicia las afectaciones sufridas por cuenta del asesinato y desaparición de su familiar Wilson Manco, identificadas y entregadas por la JEP.

“Los daños causados por ustedes, señores comparecientes, son incalculables e invaluables”, les dijo Rafael Góez, dirigiéndose a los comparecientes y agregó: “Fuimos estigmatizados tanto al interior del municipio como afuera”.

“Estos daños llegaron a trascender a tal punto que me iba para la ciudad y tenía que negar mis raíces, que venía de este municipio”, y agregó: “Para conseguir un empleo no podía decir que era de Dabeiba”.

 

 

“Vale más una gota de verdad que un océano de mentiras (…). Perdí a mi abuelo, a mis dos tíos, aquí hay personas que perdieron a sus padres. Crecer sin conocer a su padre, sin escuchar la voz, sin el abrazo paternal esto deja un vacío enorme, es incalculable”: Rafael Góez.

12:02 P.M.

El coronel (r) Edie Pinzón Turcios, excomandante del Batallón de Contraguerrillas (BCG) No. 26 ‘Arhuacos’ fue el primer compareciente de la fuerza pública, imputado como máximo responsable, que tomó la palabra durante la audiencia de reconocimiento.

 

 

“Las palabras de Rafael me dieron ese valor para pararme frente a ustedes y decirles la verdad”, empezó diciendo Turcios antes de explicar a los asistentes que en esta audiencia se encuentran los 8 máximos responsables que aceptaron responsabilidad.

Turcios continuó su reconocimiento: “Estoy aquí para decir la verdad. Resarcir el buen nombre y dignificar a las familias. En seguida, el coronel (r), compareciente ante la JEP, se refirió a las alianzas con las autodefensas para el intercambio de información.

12:08 P.M.

Turcios recordó que para la época decían: “El enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Esa era la otra forma de referirse a los grupos de autodefensa. “Decíamos que era la 6 división del Ejército”, explicó.

“Nada tenía que ver con un combate que se presentó cerca a su casa”, dijo Turcios sobre el asesinato de joven Edison Lexander Lezcano Hurtado y añadió: “No se realizó verificación de esta información”.

Durante su reconocimiento, el comandante del batallón para la época de los hechos relató: “Fueron asesinadas personas por pertenecer a un área como Dabeiba y presentados como guerrilleros por la estigmatización”.

12:12 P.M.

“Voy a referirme a los hechos victimizantes de los que soy culpable. Con este reconocimiento estoy reviviendo un capítulo difícil para las familias, para los familiares de las personas que asesinamos”.

 

 

El mayor (r) Yaír Rodríguez continuó su relato: “Todo el que vestía de blanco o negro era guerrillero y tenía que morirse. No nos contaban capturas. La orden era extinguirlos, asesinarlos. Ese es el caso del señor Edison Lexander Lezcano Hurtado”, dijo.

 

 

De acuerdo con el relato del segundo máximo responsable: “Nosotros, el Ejército, irrumpimos en la vivienda del señor Lezcano, donde iniciamos a sacar a las personas de la vivienda ilegalmente. Los maltratábamos, los golpeábamos”.

El mayor (r) Rodríguez dijo que “todo sucedió después de un combate con guerrilleros de las Farc” y agregó que “tras el combate quedó un subversivo dado de baja, e iniciamos una persecución”.

12:15 P.M.

Durante su acto de reconocimiento, el compareciente dijo: “Me convertí en un asesino (…). Vinimos a quitarle la vida a otro ser humano sin importar (…). Han pasado más de dos décadas de este hecho y ha sido imposible borrarlo de mi mente, que me han quitado el sueño”.

“Yo reconozco que estigmaticé a Edison Lexander Lezcano Hurtado”, dijo el militar retirado Rodríguez Giraldo en la audiencia de la JEP y continuó diciendo tajantemente: “Reconozco que di la orden para asesinarlo”.

Ante los asistentes del coliseo en Dabeiba, Yair Rodríguez, dirigiéndose a las víctimas que participan de la audiencia, les dijo: “Destrocé a una familia. Dejé a una esposa sin su esposo, a unas hijas sin su padre y a unos padres sin su hijo”.

El mayor (r) Yair Rodríguez insistió: “Quiero que hoy quede claro que Edison Lexander Lezcano Hurtado no era ningún guerrillero. Por el contrario, era un hombre trabajador”, reconoció en la Audiencia de Reconocimiento de Verdad, en Dabeiba.

12:22 P.M.

Finalmente, dirigiéndose a la esposa de Edison Lexander, le dijo: “Yo no pensé en el momento en la que di la orden. No pensé en los sueños que él podía tener, solo pensé en mí”.

“Señora Rubiela, lamento ser el causante de la muerte de Edison Alexander Lezcano Hurtado, su esposo, que ya no le pueda cantar vallenatos en la mañana. Lamento el sufrimiento que le causé a su familia”, señaló tras pedirle perdón a su madre.

 

 

12:29 P.M.

El tercer compareciente que ofreció su testimonio de verdad en la Audiencia de Reconocimiento de Verdad fue Hermes Mauricio Alvarado Sáchica, ex integrante del Batallón de Contraguerrillas (BCG) No. 79 ‘Hernando Cómbita Salazar’.

 

 

El mayor (r) Alvarado contó que cuando llegó a la región de Urabá y al municipio de Dabeiba estaba enceguecido por la estigmatización que se reproducía sobre esta zona de Antioquia y sus pobladores.

12:35 P.M.

Mirando a la familia de Edison, el mayor (r) Alvarado expresó: “Mi responsabilidad fue ocultar, fue permitir, fue que actué pensando solamente en mí y no en las víctimas, en Edison, y en lo que iba a comenzar, la búsqueda, el vacío y la ausencia. El silencio me pareció muy fácil”

“El día de la muerte de Edison llegué al pueblo con 2 cuerpos, el de un guerrillero que murió en el combate y el del campesino, con los mismos documentos los registramos como bajas. Ocultar la verdad me hace partícipe de los hechos en igual de condiciones”, dijo Alvarado.

 

 

El militar (r) también contó que obstaculizó las investigaciones, que fue ejemplo para sus subalternos quienes también guardaron silencio. “Desde ese día me puse una máscara en la familia, con los amigos, que dejé caer cuando entendí todo lo que pasó y empecé a decir la verdad”.

“Ocultar la verdad nos hace partícipes de los hechos en igualdad de condiciones”, señaló el mayor (r) Alvarado y continuó: “Yo iba a cargo de esa operación y soy responsable”, reconoció en la Audiencia que se realiza en Dabeiba.

12:37 P.M.

Ante las víctimas y los asistentes al auditorio, el mayor (r) reconoció que “estos hechos trajeron desplazamiento y desarraigo”, según les dijo a los habitantes y los miembros de la comunidad de Dabeiba que hacen presencia en el coliseo del pueblo.

“Me da vergüenza. Cuando llegué (a Dabeiba) había confianza y cuando me fui ya se había ido”, dijo el compareciente ante la JEP tras enfatizar en que “hoy regreso a Dabeiba para limpiar la memoria de Edison Lexander Lezcano”.

12:39 P.M.

Uno a uno los comparecientes que fueron remitidos a la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas ahondó en algunos de los detalles entregados por los máximos responsables minutos antes.

 

 

Es decir, aunque se trata de comparecientes que no fueron imputados como máximos responsables, se trata de integrantes retirados de la fuerza pública que participaron de la comisión de los hechos.

“Me arrepiento de no haber dicho la verdad para que usted no hubiera sufrido tanto tiempo”, le dijo uno de ellos a Rubiela, la esposa de Edison Lexander Lezcano y añadió: “Un dolor que soportó con mentiras”.

Los cinco soldados profesionales (r) que reconocieron haber participado en el asesinato de Edison Lexander Lezcano fueron: Manuel Mejía Sánchez, Gabriel Gómez Arenas, Manuel Echavarría Julio, Richard Barroso Torres y Ricardo Buelvas Lozano.

12:40 P.M.

Uno a uno los comparecientes que fueron remitidos a la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas ahondó en algunos de los detalles entregados por los máximos responsables minutos antes.

Es decir, aunque se trata de comparecientes que no fueron imputados como máximos responsables, se trata de integrantes retirados de la fuerza pública que participaron de la comisión de los hechos.

“Me arrepiento de no haber dicho la verdad para que usted no hubiera sufrido tanto tiempo”, le dijo uno de ellos a Rubiela, la esposa de Edison Lexander Lezcano y añadió: “Un dolor que soportó con mentiras”.

Los cinco soldados profesionales (r) que reconocieron haber participado en el asesinato de Edison Lexander Lezcano fueron: Manuel Mejía Sánchez, Gabriel Gómez Arenas, Manuel Echavarría Julio, Richard Barroso Torres y Ricardo Buelvas Lozano.

 

 

12:41 P.M.

El magistrado José Miller Hormiga, de la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas, se refirió a los reconocimientos entregados hasta ahora. Valoró que las víctimas y los comparecientes hayan hablado de manera abierta y directa, dando detalles nuevos sobre el caso Dabeiba.

“Es muy importante saber que los comparecientes llegaron a este espacio gracias a la generosidad de las víctimas que abrieron su corazón y ayudaron a que ellos abran su conciencia para decir todo lo que ocultaron durante tanto tiempo”, dijo el magistrado Hormiga.

El magistrado expresó que es importante que los comparecientes comprenden que la reconciliación y el perdón de las víctimas se dan tras un largo proceso y que la Audiencia de Reconocimiento es un paso en ese camino que posibilita la justicia transicional.

 

 

12:42 P.M.

“Este espacio abre un nuevo escenario para los máximos responsables ante la Sección y ante los no máximos responsable ante la Sala de Definición, donde deben seguir con su sometimiento integral para completar la verdad”, explicó el magistrado.

 

 

Por su parte, la magistrada Nadiezhda Henríquez destacó cómo los aportes a la verdad de los 25 comparecientes han permitido esclarecer varios hechos investigados por la JEP. “Tener conocimiento de otros que nunca habían sido investigados”, dijo.

Asimismo, la magistrada destacó que “han sido las jornadas de toma de muestras de ADN las que han permitido seguir avanzando en este proceso de identificación”, dijo refiriéndose a los 11 cuerpos de víctimas de desaparición forzada que han sido entregados en Dabeiba.

2:02 P.M.

La jornada de la tarde, en la Audiencia de Reconocimiento de Verdad, se enfoca en las víctimas del segundo patrón probado en Dabeiba: “Homicidio de personas ajenas al territorio, traídas bajo engaño desde Turbo y Medellín”.

2:11 P.M.

Catalina Ortiz Zapata, hermana de Jorge Andrés, víctima identificada tras las exhumaciones en el cementerio ‘Las Mercedes’, de Dabeiba, expuso las demandas de verdad y responsabilidad ante los comparecientes y la justicia.

“Eran personas que estaban vulnerables. Algunos con enfermedades mentales, con condiciones de adicciones y desempleo, eran personas que nosotros, los familiares de las víctimas, sabíamos dónde estaban”, empezó diciendo Catalina.

La hermana de Jorge Andrés continuó su relato: “No es que no tuvieran una familia que los reclamaran, sino que les hicieron una oferta en la que no sabían que encontraría la muerte”, dijo durante la Audiencia de Reconocimiento de Verdad en Dabeiba.

Catalina Ortiz alzó su voz y reiteró en la audiencia: “No solo soy la voz de mi hermano, sino la de todas estas familias que están en iguales o peores condiciones que nosotros”, señaló tras describir las afectaciones que han sufrido desde el asesinato de su hermano.

“Hay tristeza y desunión familiar”, dijo Ortiz y añadió: “De hecho, en fechas especiales no volvimos a celebrar como antes. Se perdió la unión familiar (…), ellos podían seguir la vida normal celebrado y nosotros tuvimos que parar la vida de nosotros en ese momento”.

2:11 P.M.

El segundo patrón corresponde al traslado de víctimas provenientes de otros lugares del departamento para ser presentadas falsamente como bajas en combate en Dabeiba.

Estas víctimas hacían parte de poblaciones vulnerables: habitantes de calle, desempleados, con problemas de consumo de sustancias psicoactivas, entre otros. Con estos crímenes también se negó la humanidad de sus víctimas.

Los militares aprovecharon la vulnerabilidad de estas personas, su anhelo de un futuro mejor y la falta de oportunidades, para asesinarlos y desaparecerlos. Ello produjo una ruptura en sus familias quienes hasta hoy les lloran.

2:20 P.M.

Catalina Ortiz, víctima acreditada ante la JEP, se dirigió a los comparecientes y les dijo: “Tenemos unas demandas de verdad. Queremos saber de boca suya, que nos digan cómo era el segundo patrón, cómo lo hacían, bajo qué criterios escogían a las víctimas”.

La hermana de Jorge Andrés continuó exponiendo sus demandas a los comparecientes: “Queremos saber qué sentían al llegar a sus casas. Abrazar a sus padres, a sus hijos y a sus esposas, después de haber cometido un crimen tan atroz”.

 

 

2:26 P.M.

“Vengo con la mayor vergüenza”, dijo el sargento (r) Jaime Coral Trujillo, exintegrante del Batallón de Contraguerrillas (BCG) No. 79 ‘Hernando Cómbita Salazar’, al inicio de su reconocimiento en la Audiencia que se lleva a cabo en Dabeiba.

 

 

“Hoy quiero decirles que, después de compartir con las víctimas, me siento responsable, no solo de estos hechos, sino de todo el horror y los crímenes cometidos por miembros del Ejército pues mi actuar fue aprendido por otros soldados en todo el país”, dijo Coral.

El compareciente estuvo en el municipio de Dabeiba entre el 1 de junio de 2004 y el 30 de mayo de 2006. “Por mi actuar, perdieron la vida: El 26 de septiembre de 2004, Jael Antonio Gómez Varela y otra persona no identificada.

El sargento (r) continuó con su listado: “El 17 de diciembre de 2004, una persona perteneciente a las Farc que depuso las armas y no le perdonamos la vida. El 11 de enero de 2005 un menor de edad traído del corregimiento de El Aro”.

“Entre el 12 y 15 de julio 2005 Diofanor Guisao, Siodoro de Jesús Cardona y María Zeneida Areiza. El 31 de agosto de 2005, Jhon Jarvy Cañas Cano. El 16 de diciembre de 2005 una persona sin identificar”, informó el sargento (r) Coral.

El máximo responsable se refirió a otros hechos: “El 3 de marzo de 2006, tres personas traídas de Medellín que no han sido identificadas. El 17 de marzo de 2006, Wilmar Albeiro Trujillo y una persona que no ha sido identificada traída de Medellín”.

“Cuenten conmigo como un ejemplo negativo para las futuras generaciones de lo que un militar no debe hacer”, dijo el sargento (r) durante la Audiencia de Reconocimiento de Verdad en Dabeiba.

2:32 P.M.

El magistrado Ramelli le pidió al sargento (r) Coral que respondiera la pregunta que minutos antes le había hecho Catalina Ortiz sobre cómo escogían a las víctimas. “Nos aprovechamos de las personas vulnerables con engaños a través de trabajos”, respondió.

Coral amplió su respuesta: “Les dábamos alimentación, les comprábamos sudaderas, les dábamos ropa y, dependiendo de la persona, si era consumidora, le comprábamos sustancias psicotrópicas”.

“Se están comiendo los víveres, no están dando resultados”, recordó el sargento (r) Coral que le decía el coronel (r) Jorge Alberto Amor Páez, excomandante de la BRIM 11, otro de los máximos responsables imputados por la JEP, uno de los dos que no reconoció su responsabilidad en este caso.

“Por culpa de nosotros muchas veces ocultamos esa verdad por la cual ustedes seguían conviviendo con el horror. Quiero reconocer públicamente el daño causado al campesinado dabeibano”, empezó diciendo Levis de Jesús Contreras Salgado.

El soldado profesional (r) Levis de Jesús Contreras Salgado, exintegrante del Batallón de Contraguerrillas (BCG) No. 79, añadió: “Yo era el encargado de reclutar y traer las personas de otros municipios para luego ser asesinadas y presentadas como resultados operacionales.

 

 

2:39 P.M.

“¿En cuántos crímenes participó?”, le preguntó el magistrado Ramelli. “Siete”, respondió Contreras. “¿Cómo se inició como reclutador?”, contrapreguntó el magistrado. “Con mi coronel Guzmán”, respondió el compareciente en la audiencia.

El magistrado preguntó: “¿De dónde eran las víctimas?”. “De Ituango, Apartadó, Carepa, Turbo”, le respondió Contreras y el magistrado contrapreguntó: “¿Cuántas víctimas fueron en total?”. “Más de 40, respondió el exintegrante del Ejército.

2:49 P.M.

“Quiero reconocerles a ustedes, familiares de víctimas, madres luchadoras, hermanos, padres de familia, por el gran esfuerzo que hicieron. Ustedes son la semilla de esta Jurisdicción”, empezó diciendo el coronel (r) Efraín Enrique Prada en la audiencia.

“Hoy, gracias a ustedes, puedo venir a contarles mi verdad, que durante muchos años he tenido guardada, oculta por temores”, añadió el excomandante del Batallón de Contraguerrillas (BCG) No. 79 ‘Hernando Cómbita Salazar’.

“Fueron 10 meses de los cuales duré un mes de vacaciones, dos meses en comisión y el resultado de estos meses en el batallón fueron 10 casos por los cuales estoy aquí respondiendo”, contó el coronel (r) Prada, quien comandó el Batallón Contraguerrilas 79 ‘Hernando Cómbita Salazar’ entre diciembre de 2005 y octubre de 2006.

“Estuve muerto por unos minutos en una cirugía en el Hospital Pablo Tobón, de Medellín. En estos días, cuando me llamó la JEP para enfrentar mi responsabilidad, me di cuenta por qué mi Dios me devolvió la vida: porque tenía que llegar este día, importante para ustedes, las víctimas”, dijo Prada.

 

 

3:10 P.M.

“Hoy vengo avergonzado porque le fallé a la primera persona que uno no le debe fallar: a mi Dios. Vengo avergonzado por fallarle a mi madre, a mi padre. Un primero de diciembre de 1990 me entregaron sus armas para defenderlos, no para hacerles daño”, añadió Efraín Prada.

El coronel (r) Prada continuó: “Caí en la cobardía cuando en febrero de 2006 el sargento (r) Jaime Coral me cuenta que los resultados operacionales, que para mí eran legítimos, habían sido asesinatos”, les contó el compareciente a las víctimas y los asistentes a la audiencia.

Continuó su relato: “Fuera de eso, me dice que el coronel Amor Páez lo estaba presionando para que diera más resultados operacionales si quería irse para el exterior en ese momento”, contó el coronel (r) Efraín en la Audiencia de Reconocimiento de Verdad.

Según contó, “con un toque sutil, al ver mi reacción, lo único que hizo fue entregarme un mensaje claro: Este mensaje no es una excusa. “¿Usted quiere que le pase lo mismo que al teniente Suárez. Ahí entendí el accionar del batallón que acaba de recibir”, dijo el coronel retirado.

3:38 P.M.

En seguida, el coronel (r) Efraín Prada Correa, excomandante del Batallón de Contraguerrillas No. 79, empezó a enumerar cada uno de los asesinatos que se dieron bajo su mando, para ver si las características coindicen con las de quienes perdieron a sus familiares y se encuentran desaparecidos.

 

 

“El 16 de diciembre de 2005 fue asesinado un hombre adulto que fue traído por miembros de los paramilitares desde Medellín y entregado al señor Jaime Coral, su cuerpo reposa en el cementerio Las Mercedes”, dijo Prada.

Otro de los crímenes ocurrió el 26 de diciembre de 2005. Otra persona no identificada, que fue traída por los soldados desde Medellín, fue asesinado en Dabeiba, pero fue llevada a la Brigada 17 de Carepa, y enterrado en el cementerio de ese municipio contó el militar retirado.

“El 17 de enero de 2006, una persona no identificada, fue asesinado. Desconozco de dónde fue traído, los hechos fueron coordinados por el capitán Cristiano Epifanio. Esta víctima fue enterrada en el cementerio ‘Las Mercedes’”, dijo el coronel (r).

3:52 P.M.

Prada continuó: “En febrero de 2006, otra persona no identificada, que también fue enterrado en ‘Las Mercedes’ en hechos que fueron realizados por el capitán Acuña Aldana John Mauricio. Estos dos últimos (asesinatos) ocurrieron en mi periodo de vacaciones y por eso no sé de dónde los trajeron”.

“El 3 de marzo de 2006 asesinamos a tres personas: un hombre que, al parecer, su nombre era Alirio. Y dos hombres más, habitantes de calle, entre ellos un menor de edad que fueron traídos de Medellín engañados”, informó el coronel (r) Prada en su reconocimiento.

El compareciente dijo que el 17 marzo de 2006 fueron asesinadas “dos personas no identificadas, habitantes de calle, que fueron traídas desde Medellín, que se encuentran enterrados en ‘Las Mercedes’. Uno de ellos fue inhumado e identificado como Wilmar Alberto Trujillo, el otro sigue sin identificar.

 

 

Según lo relatado por Prada, los últimos dos hechos fueron coordinados por el sargento Jaime Coral, por orden del coronel Jorge Amor Páez, comandante de la Brigada Móvil 11. Por estos supuestos resultados como premio Coral fue enviado a un curso a Estados Unidos.

4:15 P.M.

El 28 de abril de 2006, “y este es uno de los casos que más me duele”, dijo Prada y “por eso quiero pedirle a mi familia que me perdone y a la familia de esta víctima que está sin identificar, asesinamos a un habitante de calle que con engaño trajimos de Turbo”.

 

 

“El 16 de mayo de 2006, dos hombres afrocolombianos que fueron traídos del municipio de Turbo (fueron) asesinados y enterrados en el cementerio ‘Las Mercedes’”, informó el coronel (r) Efraín Prada Correa.

Según informó, el 21 de junio de 2006, fueron asesinadas seis personas, entre ellas un menor de edad, que fueron traídos con engaños desde Medellín. Después de ser asesinadas, estas personas fueron llevadas al municipio de Carepa, a la Brigada 17.

Finalmente, dirigiéndose a la magistratura, Prada mencionó el último caso que tenia por referir con lugar y fecha: “En julio de 2006, un desempleado fue traído de Medellín y asesinado por el capitán a mi cargo. Yo no estaba en Colombia, por eso no cuento con información”.

4:20 P.M.

“La presión de los altos mandos por resultados operacionales por brindarle al país una falsa sensación de seguridad”, fueron las razones que el coronel (r) Efraín Prada le dio a la víctima Catalina Ortiz, quien minutos antes les había pedido ahondar en detalles sobre los hechos.

 

 

En su reconocimiento, el coronel (r) señaló: “Me hago responsable por omisión y por acción. Por último, quiero reconocer el valor de los familiares de las víctimas aquí presentes”, dijo.

“Por ese sentido humano que han tenido para estar aquí y escucharnos. Sé que no es fácil estar frente a las personas que causamos tanto dolor, las personas que las hemos llevado al sufrimiento”, dijo el coronel (r), dirigiéndose a las víctimas asistentes.

Al terminar la intervención del militar retirado, el magistrado Ramelli se refirió a su reconocimiento y los casos que nombró con el fin de que se sigan investigando. “Usted nos dice que sus superiores lo presionaban, diga nombres”, le pidió. “El señor coronel (r) Amor Páez y Dumar”, respondió Prada.

4:23 P.M.

En la diligencia también está presente otro grupo de 17 comparecientes de la fuerza pública que han aportado verdad por los mismos hechos y, por no ser considerados como máximos responsables, sus procesos los lleva la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas.

Uno de ellos es Juan David Aguirre: “Pertenecí al Batallón 79. Reconozco que ayudé a retener y asesinar a la señorita María Zenaida Areiza. Quiero decirle a la familia que también oculté información, yo me encuentro en total disposición para aclarar todo”, dijo.

El soldado Oswaldo Arrieta Lara señaló: “Comparezco por los hechos del 14 de julio de 2005, cuando dimos muerte a Diofanor Guisao, a Isidoro Cardona y a María Zenaida Areiza, por lo cual acepto la responsabilidad y me encuentro arrepentido”.

Por su parte, Ferney Triana dijo: “Estuve en el Batallón 79 entre 2004 y 2006. Reconozco que participé en los hechos ocurrido el 26 de diciembre de 2005 y el 13 de julio de 2006. Pude haber evitado estos hechos y no lo hice”.

4:26 P.M.

A su turno, Luis Arenas, otro de los comparecientes no máximos responsables, señaló: “Estuve en la Brigada Móvil 11, del Batallón 79. Traje personas de Medellín hacia el municipio de Dabeiba; de esos hechos, a dos jóvenes los recluté cerca al centro de la ciudad”.

Omar Buesaquillo, otro de los comparecientes que llevan su proceso ante la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas, agregó: “Presté seguridad y di falsas declaraciones. Me arrepiento por eso y soy responsable por no haber denunciado”.

Manuel Quintero: “El15 de julio de 2005 y 17 de mayo de 2006 era teniente orgánico del Batallón 79. Mi responsabilidad, de la cual me avergüenzo, es el encubrimiento y ocultamiento con falsos informes de patrullamiento (SIC)”.

En seguida, Alfonso Romero les dijo a los magistrados de la Sala de Reconocimiento de Verdad: “Mi responsabilidad es omisión por no haber denunciado al coronel Amor Páez porque ellos daban las órdenes de estos asesinatos injustos, hicimos un gran daño”.

4:32 P.M.

El tercer patrón corresponde al ocultamiento de los cuerpos en el cementerio ‘Las Mercedes’, de Dabeiba. Este patrón se presenta como transversal a los dos patrones anteriores.

 

 

En Dabeiba se perfeccionó la técnica de ocultamiento hasta el punto en el que los informes forenses y los levantamientos los adelantaron los propios militares. Esta práctica hizo imposible el proceso de búsqueda y de identificación de las víctimas por décadas.

“El cementerio le va a seguir hablando a muchas generaciones de este país sobre la tragedia de la desaparición forzada”, señaló el magistrado Óscar Parra durante la Audiencia de Reconocimiento de Verdad.

4:44 P.M.

Esneda Altamiran, tía de Jhon Harvy Cañas, fue la ultima víctima en tomar la palabra. “Ustedes”, dijo y guardo silencio por unos segundos. “como era posible que el Ejército fuera el responsable de estas atroces y dolorosas pérdidas”, les dijo.

 

 

En su intervención, la tía de Jhon Harvy Cañas le reclamó por qué les quitaron la identidad. “¿Por qué hicieron todo lo posible para que no los encontráramos?, les preguntó dirigiéndose a los 25 comparecientes que participan de la diligencia

“Mientras ustedes se juntaban, nosotros buscábamos. Mientras ustedes seguían con sus vidas, nosotros tuvimos que hacer un alto”, asintió Esneda y agregó “esperanza siempre fue encontrarlos con vida”.

4:59 P.M.

El sargento (r) William Andrés Capera Vargas, exintegrante del Batallón de contraguerrillas No. 79 ‘Hernando Cómbita Salazar’, es el siguiente compareciente que toma la palabra. “Este es el resultado de la lucha que han mantenido”, les dijo a las víctimas.

“El patrón tres nunca fue un ocultamiento de cuerpos. Para nada. No era el caso. No era el lugar. Los cuerpos de las personas asesinadas por nosotros, era el resultado de que se estaba haciendo control de área. Pero era una mentira. Estamos delinquiendo”, dijo Capera.

En su relato, el máximo responsable reconoció que “llego ante la presión ejercida por comandantes superiores porque no importaban capturas. Eran los muertos, los asesinatos”, detalló Capera en la audiencia de reconocimiento de Dabeiba.

 

 

Capera les dijo a las víctimas: “fui preparado para ocultar las identidades no los cuerpos de sus familiares”, asintió. “Sus familiares fueron traídos de Medellín, por medio de engaños (…) todas las personas que traíamos no s aprovechamos de su vulnerabilidad”.

“Fui preparado como médico forense (policía judicial). Mi trabajo desde un principio, en la escena del crimen, en los asesinatos, era maquillar la escena. Hacer ver que había sido un combate real”, detalló Capera en la Audiencia de Reconocimiento de Verdad.

5:07 P.M.

“Mi función era colocarles el arma (…), que todas las huellas quedaran impregnadas en el arma”, detalló Capera a la Sala de Reconocimiento. “En el anfiteatro verificaba que las botas estuvieran puestas al derecho, que tuvieran la misma talla”, añadió Capera.

 

 

“Un día me emitieron una orden de captura por lo que aprendí y me enseñaron mis comandantes”, señaló Capera. “En mi detención (sus) voces (refiriéndose a las víctimas) me atormentaban en mi encierro para contar la verdad de lo que sucedió”, dijo el sargento retirado.

“Me faltaba un impulso porque estaba temeroso” por las amenazas y ofrecimientos de dinero confesó Capera. Luego “llegó la JEP con un acta de sometimiento y yo acepté (…). En mi encierro se acercó una persona. Allá llegó el doctor Hugo Escobar (magistrado auxiliar de la JEP)”.

Refiriéndose al magistrado de la JEP, cuenta Capera que le dijo: “William, sargento, diga la verdad. No tenga miedo (…), vine al cementerio ‘Las Mercedes’ y punto a punto lo recorrí para poderles entregar los restos de sus familiares. En ese momento empezó mi lucha por la verdad”.

5:12 P.M.

Capera añadió: “Desde que firmé mi acta de sometimiento siempre he estado presto para cualquier llamada (…). Luego vinieron nuevas amenazas, pero mi compromiso está ahí con los familiares de las víctimas y con la JEP de seguir luchando hasta que su ser querido vuelva al seno de su hogar”.

“Usted decidió comprometerse con la verdad”, le dijo el magistrado Ramelli al sargento (r) William Capera y añadió: “Lo que usted narraba sonaba tan grave, tan dramático, que me causaba mucha dificultad creerle”.

“Usted fue el que abrió este caso. Sin usted este caso no existiría y usted lo sabe”, le dijo el magistrado Alejandro Ramelli al sargento (r) William Capera y advirtió: “su aporte de verdad ha sido extraordinario. Quiero destacar su valentía en esta ocasión”.

5:28 P.M.

El sargento (r) Fidel Iván Ochoa Blanco es el último compareciente en compartir su reconocimiento. Él estuvo en dos momentos en la región de Urabá. En el año 1995, como integrante del Batallón Francisco de Paula Vélez de la XVII Brigada, en Carepa, y en 1994 en el Batallón 79 de la Brigada 11.

¿Cómo empezaron los falsos positivos? Es una pregunta que según el sargento (r) Ochoa le han reiterado las víctimas en los encuentros. El compareciente explicó que los falsos positivos tienen relación con los vínculos de los grupos paramilitares con el Ejército.

“Los que iniciamos esta práctica en los 90s, la iniciamos asesinando a personas que presuntamente tenían vínculo con la guerrilla, por información aportada por los paramilitares. Y los comandantes nos decían que necesitábamos números de bajas”, dijo Fidel Ochoa.

El sargento (r) dijo que cuando asesinaron a los campesinos Diofanor Guisao, Isidoro Cardona y María Zenaida Areiza, en la vereda Caliche, de Dabeiba, en julio de 2001, se cruzaron con problemas que llevaron a que los militares trajeran a las víctimas de otros municipios como Medellín.

 

 

5:40 P.M.

“Esta práctica se vuelve sistemática con la llegada del general Montoya a la Séptima División. Este general efectuaba programas radiales donde nos decía a los comandantes: Yo no necesito litros de sangre, necesito carrotanques de sangre”, dijo Ochoa.

El sargento (r) Fidel Ochoa también contó que los batallones que no cometían falsos positivos eran castigados y pasaban hasta diez meses en campo, sin poder ir a sus casas a encontrarse con sus familiares.

Al final de su intervención, el sargento (r) Ochoa leyó los nombres de las víctimas que asesinó, reiterando que no se trataban de personas que murieron en combate, sino de campesinos y civiles que nada tenían que ver con el conflicto armado.

5:53 P.M.

“Les extiendo mi más sincero reconocimiento”, les dijo la magistrada Catalina Díaz a las víctimas. “Por su valentía, por su persistencia, por no haber parado ni un solo día en buscar a sus hijos, hermanos, padres y compañeros. Son un ejemplo de valentía”, añadió.

Agradezco su generosidad porque sé que volver a narrar estas historias revive el dolor. Ustedes lo han hecho generosamente en este proceso para la JEP, para el país eso es una muestra de su generosidad”, les dijo la magistrada a los responsables.

 

 

6:39 P.M.

Concluye la Audiencia de Reconocimiento de Verdad en Dabeiba en la que 8 máximos responsables aceptaron responsabilidad por ‘falsos positivos’. La diligencia continúa con un acto de reconocimiento el 29 de junio en Medellín.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.