Banner Before Header

Y EL 19, FUE…

GEOMETRÍAS 

0 302

Por:

Jorge Luis Piedrahita Pazmiño

 

Jorge Luis Piedrahita Pazmiño

 

Como Petro mismo lo pronosticó el 19 (de junio) fue… Como el 19 de abril de 1960 (día de su nacimiento), o el 19 de abril de 1970, día del levantamiento popular en contra de la “robadera” de las elecciones.

El nuevo presidente se ha declarado y es el primer socialista en lograrlo, no a lo Trotsky ni Lenin, ni siquiera a lo Uribe Uribe, sino a lo López Pumarejo, el burgués gentilhombre que lideró la revolución en marcha, montada ayer y hoy en el intervencionismo de Estado, la función social de la propiedad, la tierra para el que la trabaja, la separación de la Iglesia y del Estado, la Universidad universal y gratuita, la tributación progresista redistributiva de la riqueza –como se lo aconseja su amigo Thomas Piketty el gurú mundial de la crematística-, en últimas, bajo el orgulloso predicamento de la Colombia para los colombianos.

Y Petro puede proclamarse enhiesto también el primer guerrillero a lo Nariño, a lo Bolívar, (incluso a lo Santander), en alcanzar la Presidencia, a contrapelo de fariseos y mercachifles que lo mismo medran de liberales o conservadores, uribistas o duquistas. A plata de hoy, todos los socialdemócratas somos guerrilleros en contra de las inequidades y frustraciones “centrodemocráticas”. Los agravios atávicos de nuestro país, la penuria, el hambre, el desahucio, el ahogo, el desplazamiento, el analfabetismo, claro que acicatean el alma de los hombres justos y provocan el alzamiento armado o desarmado.

 

(Desempleo juvenil del 21.3%; la informalidad laboral del 44.7%, 231 masacres con un millar de víctimas fatales; la pobreza del 39.3%; la devaluación del 43.5%, la inflación del 10% mientras que los gastos suntuarios de las Fuerzas Militares 41. 9 billones (la más alta de Latinoamérica), la deuda externa del 48.8 del PIB es decir 172.790 millones de dólares, son guarismos desgarradores que a cualquiera alma justiciera estremece e indigna. Y arrojan el insostenible vituperio del 75% en contra del inverosímil Duque).

 

También la Constitución de 1991 será el cofre al que acudirá el nuevo presidente para solventar sus primeras dificultades. Él coadyuvó a su inspiración y redacción. Y sabe del repertorio balsámico de la carta de derechos y la acción de tutela, verdadero tren de aterrizaje del Estado Social de Derecho. Complemento de la democracia participativa, separación de poderes, independencia de las funciones contraloras y fiscalizadoras y del inagotable bloque de constitucionalidad, avalados por la jurisprudencia de la Corte, y que se impusieron a despecho del gobierno uribista y gestaron un empoderamiento alternativo al margen de la manipulación y desprecio gobiernista.

Igualmente, Petro es el primer externadista en lograr la presidencia de la república (como lo apercibíamos en reciente “Geometría”). Noticia que nos ufana por nuestra logia, a pesar de no ser egresado de la histórica Facultad de Derecho sino de la de Economía, pero igual vale.

Primer costeño en 125 años en alcanzar la Presidencia. Eso dicen sus paisanos. Pero reparamos en que no sólo el cartagenero Núñez fue presidente en el siglo XIX, sino también Juan José Nieto, de Baranoa, Atlántico, contrahombre de Mosquera 20 años antes.  Y Nieto Gil, también primer afrodescendiente como Francia Márquez. Rescatado para la pinacoteca presidencial de la casa de Nariño por el celo equitativo del presidente Juan Manuel Santos.

Igualmente, júzguese que como Núñez fue electo cuatro (4) veces, cada período debe computarse por separado, así que Petro será el sexto presidente costeño.

Llega a una edad promedio (62) en la misma que arribaron López Michelsen (61), Turbay Ayala (63), Betancur (60), Barco (63) y también Juan Manuel Santos que llegó a sus flamantes 60 años.

Actualmente es senador en gracia del estatuto de oposición. Curul que ha de ocupar el factor RH, siempre que sus complicaciones judiciales se lo permitan.

Por último, no es aconsejable que se converse con Uribe Vélez porque creo que sus gestiones serán tan tóxicas como las de Ingrid en el Centro Esperanza.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.