Banner Before Header

VACÍOS EXISTENCIALES

Víctor Frank relaciona el vacío existencial con la falta de sentido de vida.

0 289

Por:

Giovanni Delgado (*)

 

Giovanny Delgado

 

Hace unos días tuve la oportunidad de entrevistarme con un egresado de la facultad de derecho de una prestigiosa Universidad del Departamento; él, que me conocía de tiempo atrás, cuando les compartí un taller de Psicología Jurídica, me comentaba: “Ahora que terminé la Universidad, era mi sueño, lo esperaba con tanto anhelo, semestre a semestre me esforcé y considero que di lo mejor de mí, siento una sensación -extraña- de vacío; es raro, siento que no he hecho nada y no puedo avanzar”.

Claramente estaba ante un cuadro de vacío existencial; entendiendo el mismo como esa sensación de carencia de significado y sentido de vida, asociado a estadios de aislamiento y confusión, pasividad e inoperancia.

Víctor Frank relaciona el vacío existencial con la falta de sentido de vida.

Es el sentido de vida entonces el que da horizonte a la existencia. Mario Mendoza habla del sentido profundo de vida como único –antídoto- ante la problemática social que afecta las condiciones de la humanidad, entre otros vacíos existenciales que no son diagnosticados y que como enfermedad mental son silenciosos e irrumpen la vida afectando los sueños e ideales más nobles con los que las personas han estimado su desarrollo integral.

Ahora bien, ciertamente en un contexto donde la ética, los comportamientos fraternos, la solidaridad, el afecto y empatía social, son extraños, los vacíos existenciales parecen una consecuencia natural, una respuesta silenciosa al ensimismamiento en redes sociales, a prototipos de belleza fundados en plástico, al bullicio escalofriante que trae la música “sin sentido”, que habla de agresividad, disforia de género, misoginia y cosificación de la especie humana.

Ante tal situación, es preciso comentar afrontamientos que seguramente desde la praxis cotidiana serán insumos para mitigar las consecuencias que los vacíos existenciales acarrean este milagro llamado vida:

Autoconcepto: Trabajar el autoconcepto, como dijo el filósofo “Conócete a ti mismo”, es una tarea que está asociada al equilibrio y paz mental, fomenta el sentido de vida y es una parte fundamental de la autoestima.

Vivir el aquí y ahora: Fritz Perls, fundador de la Psicología Gestalt refiere que vivir el aquí y ahora es necesario conectar con el presente, consciencia de la realidad para finalmente “darse cuenta” del ahora.

Sueños nobles: Henry Ford al respecto dice que los sueños nobles son el principio para iniciar un proyecto de vida que de sentido a la existencia, sueños que deben partir desde la racionalidad, fundamentados en ideas –reales- que promuevan el buen vivir.

Proyecto de vida: La psicología, ciencia del comportamiento y el aparato psíquico, define el proyecto de vida como un plan fundamental para la existencia, un constructo permanente con cierta continuidad, pero con capacidad para adaptarse al cambio, con propósitos claros pero objetivos que en el trasegar pueden cambiar sin por ello perder el sentido que da luz al proyecto de vida.

 

(*) Giovanni Delgado

Docente Esp. ESAP).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.