TEMPLO DE SAN FELIPE EN IPIALES

El 15 de septiembre de 1892 se puso la primera piedra para la construcción del templo. El 8 de diciembre de 1894 inicia sus labores el colegio, siendo sus fundadores los padres José María Cabrera, José Antonio Sandoval y Félix María Cabrera.

0 404

Por:

J. Mauricio Chaves-Bustos

 

J. Mauricio Chaves-Bustos

 

 

Los Padres del Oratorio, o filipenses como los conocemos, llegaron a Ipiales el 2 de enero de 1892. Son fundadores los padres Ramón María Jurado, prepósito, Gabriel Rojas, Luis Gutiérrez, Leonidas Rojas, Nicolás Burbano y Alcides Pérez. Se hospedaron en la casa del Sr. Roberto Rosero, las actividades religiosas las celebraban en el templo parroquial. El prepósito convenció al presbítero Juan Ramón España para que donara un lote de 100 metros donde se levantaron el templo y el convento, colindantes con el barrio llamado de La Cueva Santa. El 15 de septiembre de 1892 se puso la primera piedra para la construcción del templo. El 8 de diciembre de 1894 inicia sus labores el colegio, siendo sus fundadores los padres José María Cabrera, José Antonio Sandoval y Félix María Cabrera. El 13 de junio de 1895 el Oratorio de Ipiales tuvo reconocimiento oficial por parte de la Santa Sede.

El 14 de noviembre de 1917 se inauguró la estatua de La Pola, obra de Julio César Benavides Chamorro. En 1926 el obispo de Pasto, Antonio María Pueyo, erigió la parroquia de Nuestra Señora de Los Dolores, confiándola a los padres filipenses, siendo inaugurada el 1 de enero de 1927. Tanto el templo como el oratorio y el colegio se construyeron con aportes de los ipialeños, principalmente de quienes eran contiguos a dichas instalaciones, entre otros las familias Vela, Rosero y Bustos.

 

Iglesia San Felipe sin las torres, aproximadamente años 30.

 

 

Creemos que siendo el padre José María Cabrera  tan ligado a la construcción del templo de Las Lajas, haya contratado al arquitecto ecuatoriano Gualberto Pérez, el mismo que levantó los planos de la cripta del santuario en 1916, para que hiciera los planos del templo de San Felipe en Ipiales.

A finales de 1923 unos fuertes movimientos telúricos asolaron gran parte del Sur de Colombia, Cumbal desapareció y debió ser trasladado, afectando muchas construcciones del territorio. Ignoramos si en Ipiales los principales templos se vieron afectados, sin embargo, por muestras fotográficas antiguas se ve que el templo de San Felipe no tenía las características torres de estilo bizantino, sino de carácter románico rematadas con chapiteles.

En septiembre de 1930 se recordaba la llegada de los Padres del Oratorio a Ipiales, siendo alcalde Joaquín Revelo, se conmemoró la efemérides, además de las palabras del padre Octaviano Chaves, al igual que la presencia de exalumnos y algunas personalidades. Ese día se inició una recolecta para terminar las torres del templo, organizando una junta para recolectar los fondos, quedando conformada así: presidente, Octaviano Chaves; vicepresidente, Joaquín Revelo; vocales: Alfonso Montenegro, Fernando Ortiz y Guillermo Usbeck; tesorero, Leonidas Viteri; secretario, Ruperto Montenegro; ayudante de tesorería, Federico Arteaga.

 

 

Iglesia San Felipe sin las torres, aproximadamente años 30.

 

 

El templo presenta tres cuerpos, con dos torres de estilo bizantino coronadas cada una  por una cruz de estilo pattée heráldica con extremos curvos convexos, estilo empleado por los Cruzados; sobre el rosetón central se encuentra el escudo de la congregación, en fondo azul tres estrellas que representan la virtud, la ciencia y el trabajo, y en letras en alto relieve la frase en latín “Omnia In Caritate” que traduce “todo por la caridad. Y sobre el remate se levanta un curioso monumento, sobre una esfera que representa al mundo se sostienen dos manos que levantan la hostia y al pie un racimo de uvas, representando el cuerpo y la sangre de Cristo, ignoramos de quién es su autoría, lo que se aprecia es que aparece cuando se construyen las torres bizantinas, antes coronado por un pináculo. No hemos podido averiguar en qué fecha se destruyeron las románicas y se pusieron las bizantinas, aunque hay una foto de los años 60 que muestra las primeras.

 

Templo de San Felipe, años 1960 (foto: Felipe Bravo)

 

 

El interior del templo está sostenido por columnas con capiteles metálicos, al igual que el cielo raso, el altar mayor es en madera tallada por expertas manos de ipialeños, un arte que tiende ya a desaparecer; cuenta con estatuaria moderna y algunas piezas pictóricas de las cuales se desconoce la autoría, para lo cual se invita a explorar los archivos del templo para dilucidar quienes fueron los artistas que hicieron esas importantes obras de arte, quizá obras de Benavides Chamorro, Marceliano Vallejo, entre otros.

 

 

 

Templo de San Felipe, oratorio y parte del colegio antiguo, Ipiales, 2016 (Foto: Fabio Martínez)

 

Contiguo al templo de San Felipe se construyó el Oratorio, sobrio edificio de corte republicano donde los sacerdotes viven comunitariamente, una amplia construcción de dos pisos, al centro del patio una fuente que en su época tenía variedad de peces, además de obras de arte que decoraban las paredes, así como importantes instrumentos musicales, como pianofortes, que constituyen un patrimonio de los ipialeños. En la parte trasera de la iglesia existe aún un pequeño cementerio donde reposan algunos de los benefactores así como sacerdotes que sirvieron en Ipiales durante tantos años. Debo decir que ahí reposan mis bisabuelos paternos: Ramón Bustos Jácome y Mercedes Estupiñán Ortega, benefactores silenciosos de la obra de los Sacerdotes del Oratorio en Ipiales, padres del poeta Florentino, tan ligado a la historia neriana, particularmente por su entrañable amistad con los sacerdotes Luis Ramírez y Félix María Cadena.

 

Colegio, oratorio y templo San Felipe, 2017. (Foto: Javier Garzón Almeida)

 

Y contiguo al Oratorio se levantó el colegio San Felipe Nery, una amplia edificación de dos pisos que durante más de un siglo sirvió para educar a tantas generaciones, edificio que sin conmiseración alguna fue vendido en el año 2017, el mismo que fue destruido, para levantar ahí algunos locales comerciales y un amplio parqueadero, bajo el silencio cómplice de los ipialeños que poco o nada dijeron al respecto.

 

Templo de San Felipe con parte del oratorio, Ipiales, 2020 (Foto: Congregación de Oratorio de San Felipe Neri Ipiales, Facebook)
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.