Banner Before Header

ONU TRAZA EL CAMINO PARA LAS RESERVAS MARINAS

Histórico tratado oceánico de la ONU traza el camino para las reservas marinas

0 311

Por:

Luis Fidel Cabrera A. (*)

 

Luis Fidel Cabrera

 

Naciones Unidas ha llegado a un acuerdo después de más de quince años de negociaciones sobre un tratado para proteger la biodiversidad de los océanos. Los estados miembros de las Naciones Unidas adoptaron el texto de un acuerdo sobre la conservación de la biodiversidad oceánica. El Acuerdo de Alta Mar debe proteger las aguas internacionales, alrededor de dos tercios de la superficie del océano.

Muchos conservacionistas, que habían asistido a la Cumbre en Nueva York, ya estaban empezando a desesperarse, pero la madrugada del domingo los sorprendió con una noticia importante: con lágrimas en los ojos de emoción y cansancio, dijo la presidenta de Singapur, Rena Lee: “El barco ha llegado a tierra firme”.

 

Mare Liberum

 

En 1609, el jurista holandés Hugo de Groot formuló el principio del Mare Liberum, el Mar Libre. Toda la superficie de la tierra puede dividirse en reinos, principados y una sola república, pero los mares y océanos pertenecen a todos, y deben ser de libre acceso para todos los países; para viajar, pescar y (sobre todo) comerciar. Este legado se convirtió en uno de los pilares de lo que ahora conocemos como derecho internacional.

Una idea maravillosa, que contribuyó de manera importante al surgimiento de la economía mundial moderna, pero que también tiene un lado oscuro. Porque si la alta mar es de todos, en esencia no es de nadie, y por lo tanto está sin ley y sin protección. Dos tercios de los océanos están en manos de potencias extranjeras, empresas privadas y criminales y tienen rienda suelta en estas aguas internacionales (‘bienes comunes globales’), pueden explotarlas, abusarlas y contaminarlas.

Los países tienen mares territoriales (zonas de 12 millas) y zonas económicas exclusivas (zonas de 200 millas); algunos estados costeros también tienen plataformas continentales fuera de ellos, y existen organizaciones internacionales que regulan el transporte marítimo, la pesca y la minería en aguas profundas. Pero las áreas internacionales ‘más allá de la jurisdicción nacional’ tienen sólo una protección limitada. La aplicación en particular es un problema. Y así es como los arrastreros de aguas profundas vacían los océanos, simplemente porque pueden. La Cumbre de las Naciones Unidas sobre Océanos realizada en Nueva York trata de hacer algo en esta ‘tragedia de los comunes’.

La humanidad ha causado estragos en los océanos aparentemente inagotables. No solo por las pesquerías industriales fuertemente subsidiadas, que capturan mucho más pescado legal e ilegalmente. La contaminación también es un problema, ya que los desechos plásticos, los productos químicos, las aguas residuales sin tratar y la lixiviación de fertilizantes crean zonas muertas sin oxígeno en el mar. Y luego está la crisis climática: el calentamiento y la acidificación ponen en peligro los arrecifes de coral y los invertebrados.

Los océanos son cruciales para los seres humanos, las plantas y los animales. Constituyen el 95 por ciento de la biosfera y son el principal sistema de soporte vital del planeta. Regulan el clima global y mantienen los sistemas meteorológicos, absorben una cuarta parte de las emisiones de CO2 y producen oxígeno. Además, tienen una enorme biodiversidad, unas alimentan a miles de millones de personas y muchas otras especies ni siquiera se conocen todavía.

 

¿Cómo no llamarlo histórico?

 

Será uno de los tratados de la ONU más importantes de la historia, pero casi nadie lo sabe. Después de más de 15 años de conversaciones, cinco cumbres, tres sesiones de clausura anteriores fallidas y más de 38 horas de negociaciones continuas, Naciones Unidas llegó a un acuerdo para un tratado sobre la protección y el desarrollo sostenible de los océanos. Cerca de 170 delegaciones de diferentes países acordaron en Nueva York una convención marco vinculante para la protección de la biodiversidad en ‘alta mar’. Las aguas internacionales son las partes de los océanos que no son aguas territoriales y por lo tanto no pertenecen a ningún país en particular. Actualmente, solo el 1% de las aguas internacionales tienen un estado protegido. El acuerdo debería cambiar eso y se considera esencial para lograr el objetivo 30 x 30.

 

Humanos depredadores

 

Lo que se ha logrado es un tratado para proteger los océanos y su biodiversidad de la sobreexplotación y la contaminación. Además, forma una condición crucial para el objetivo acordado en la Cumbre de Biodiversidad de la ONU en Montreal en diciembre pasado. En esta cumbre se acordó el Plan 30 x 30 que tiene como objetivo proteger el 30 por ciento de los mares y océanos (y la tierra) para el año 2030. Los océanos se protegerán de las consecuencias de la sobreexplotación humana, y de les dará una oportunidad para su recuperación. Casi el 10 por ciento de las especies en los océanos están amenazadas de extinción, incluido el 15 por ciento de los corales, el 67 por ciento de los peces óseos y el 90 por ciento de los tiburones y rayas, según la organización coordinadora de organizaciones de vida silvestre UICN.

 

Gestión sostenible

 

El acuerdo ha sido difícil de lograr debido a todos los intereses económicos de todos los países. El principal obstáculo ha sido la brecha entre los países ricos y los países en desarrollo sobre cómo la protección de los océanos se compara con la explotación sostenible, qué actividades económicas están permitidas o no en las áreas protegidas y cómo hacer que la explotación sea lo más justa posible. Además de la transferencia de tecnología (marina), esto se refiere principalmente a la distribución de las ganancias de los ‘recursos genéticos’: el material biológico y genético de esponjas, corales, algas marinas, krill y algas que es importante para innumerables aplicaciones biotecnológicas y farmacéuticas.

En general el acuerdo contiene los elementos más importantes que son necesarios para la protección y gestión sostenible de los océanos: el marco legal internacional para designar áreas marinas protegidas y acordar lo que está y no está permitido hacer allí; reglas sobre cómo se prueban y controlan las actividades económicas planificadas; y acuerdos sobre una distribución justa de los ingresos.

 

Dinero y más dinero

 

El problema que sigue es ¿quién va a financiar los proyectos en una zona de todos y a la vez de nadie? Los países ricos y desarrollados demostraron no estar dispuestos a reunirse con los países en desarrollo que, como siempre exigen miles de millones para trabajar en el tratado. Aunque la UE prometió el jueves 40 mil millones de euros como contribución para la tramitación e implementación del acuerdo. Las delegaciones deben regresar para adoptar formalmente el tratado y acordar su elaboración posterior. Entonces comienza el proceso de ratificación: los países deben consagrar el tratado en su propia legislación. La experiencia muestra que estas ratificaciones a veces no se materializan (Estados Unidos nunca ha ratificado la Convención de Biodiversidad de la ONU). Sólo cuando una mayoría cualificada de cuarenta a sesenta países haya firmado el tratado, entrará oficialmente en vigor. A principios de esta semana, durante la conferencia Our Ocean en Panamá, la UE anunció que invertiría 860 millones de euros en investigación, seguimiento y conservación de los océanos para 2023. Según Our Ocean, un total de 19 mil millones de euros están reservados para la conservación de los océanos, de los cuales 6.000 millones por parte de EE.UU.

 

Reservas Marinas

 

Es crucial que este proceso se complete lo más rápido posible para alcanzar el objetivo del 30 x 30. Según Greenpeace, al menos 11 millones de kilómetros cuadrados de océano deben protegerse cada año hasta 2030. Estas reservas marinas deben estar ubicadas en los lugares adecuados y conectadas, porque muchas especies, como las ballenas, migran. “El tiempo corre para 30 x 30. Pronto nos quedará media década y no podemos sentarnos y relajarnos”, dijo Laura Meller de Greenpeace.

“Este tratado es el cambio de juego que los océanos necesitan tan desesperadamente”, dijo Fabienne McLellan de la ONG OceanCare. En un mundo geopolíticamente más dividido que nunca, dos meses y medio después del acuerdo de Montreal, los estados miembros de la ONU lograron una vez más trascender sus divisiones y demostrar que, en última instancia, la naturaleza nos conecta a todos. Un signo de esperanza.

 

  • (*) M.Sc. Biólogo Ambiental
Periodista de Ciencia
Cabre018@planet.nl
+31 36 5490867

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.