LA NOCHE DE LA SANTA CRUZ

Hasta anoche pensaba hablar de la falta de cojones que caracteriza a algunos de nuestros compatriotas

0 228

Por:

Gustavo Álvarez Gardeazábal

 

 

Gustavo Álvarez Gardeazábal

 

 

Hasta anoche pensaba hablar de la falta de cojones que caracterizan a algunos de nuestros compatriotas, en especial a ciertos gobernantes y políticos, y que hemos tenido que comprobar dolorosamente por estos días. Quería hablar de la falta de huevos de gallina que estamos sufriendo los vallecaucanos y que en próximas horas podrían sufrir el resto de compatriotas porque es mi departamento la región que produce el 30 % del huevo del país y el 25 % de los pollos que se consumen en Colombia. Todo cambió en la que será la inolvidable noche del día de la Santa Cruz del 3 de mayo del 2021.

Resulta que como el gobierno central delegó la responsabilidad de las medidas a adoptar en alcaldes y   gobernadores, creyendo que el paro que se organizaba pública y privadamente no pasaría de ser una manifestación salpicada de vándalos, no se tomaron medidas preventivas y ni ante el avance inmanejable de lo que pasó a ser una insurrección se decretó el estado de conmoción. Se dejó crecer el problema durante seis días. Se acuartelaron las tropas. No se dispuso de ningún piquete ni de soldados ni de policías en los sitios neurálgicos y cuando crecieron las barricadas, inteligentemente preparadas por quienes organizaban suicidamente el paro para conseguir con el trauma el cambio político que estaban deseando, no se permitió desde el gobierno central el diálogo de la gobernadora ni de los alcaldes con los insurrectos. Buscaban socarronamente que el desespero de las gentes les amparara el boomerang y las actuaciones extremas

Para recuperar el terreno perdido comenzaron anoche los planes de asistencia militar conque camuflan un esquema de tierra arrasada contra los ilusos de las barricadas en las calles de Cali. No sé cuántos caídos habrá en la jornada ni cuántos en las siguientes. Los videos de las redes muestran horrores y así como pueden morir  los 37 millones de aves que en tres o cuatro días no han recibido alimentos, caerán muchos militantes de la insurrección porque las imprevisiones del gobernante se pagan con la sangre de los ilusos que enloquecieron creyendo que con barricadas leninistas derrocarían a quien gobernó equivocadamente y repitió pretorianamente en las últimas horas que sólo aceptaría dialogar si no las desmontaban .

La dupla que ungió Uribe para que nos gobernara habrá retomado el control con el poder de las armas, decretará ahora el estado de conmoción y enorgullecida por haber pasado a la historia como los gestores de la noche de la Santa Cruz, hasta pueden ser capaces de usar esas atribuciones constitucionales para imponernos por decreto de estado de sitio. La reforma tributaria, que el país entero rechazó y tanto fastidio, tanto muerto y tanta protesta ilusa, no habrá servido sino para repetir la misma leyenda colombiana de violencia y violencia y violencia y quedar peor.

Gustavo Álvarez Gardeazábal

El Porce, mayo 4 de 2021

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.