Banner Before Header

EL ANTIPETRISMO DE ALGUNOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN NARIÑO

Lo que hay es un claro interés por mostrar únicamente lo negativo.

0 563

Por:

J. Mauricio Chaves-Bustos

 

J. Mauricio Chaves-Bustos

 

Cada contienda electoral no deja de asombrarnos por las malquerencias que surgen en todos los estamentos de la sociedad, sin embargo es en la prensa donde impera la desinformación en aras de ajustar las cargas, según las encuestas, para favorecer o desmeritar a los candidatos de turno. Es verdad sabida que los grandes medios de comunicación en el país son propiedad de grandes conglomerados económicos que mueven a su antojo tanto mercancías como conciencias, y aunque es también otra verdad que los medios de comunicación locales sucumben fácilmente a los favores políticos de los gobernantes de turno, pocos se atreven a anunciarlo y mucho menos a denunciarlo, ya que disfrazadas de “columnas de opinión” corren parejos esos intereses, aún a costa de la verdadera información, papel fundamental de todo medio de comunicación.

Pese a toda la “información” amañada que postularon los medios de comunicación, principalmente de la capital nariñense, no pudieron contra esa fuerza política de propuestas que se trazó Luis Alfonso Escobar para los próximos 4 años en el departamento que, pese a toda resistencia centralista y al encono que se suscita desde él, luego de casi 120 años de creación, por fin tendrá un gobernador afronariñense. Es la decisión de más de la mitad de los sufragantes para gobernación en estas elecciones.

En varios medios de la capital nariñense circularon varios artículos que buscaban demeritar el trabajo de Escobar en el Plan Pazcifico, mostrándolo como un fracaso, cuando bajo su administración se realizaron importantes obras sociales, culturales y estructurales, pero es imposible pasar el rasero cuando está mediado por enconos que parecieran más personales que de fondo, además porque se asevera tajantemente que no se logró en el Pacifico la construcción de obras, principalmente de infraestructura, que transformaran verdaderamente al territorio, como si la inequidad contra el pueblo afrocolombiano fuese de ayer, siendo una verdad de marras que el centralismo nacional y el centralismo departamental han contribuido a construir una inequidad histórica difícil de superar en un lustro o en una década.

En otro dudoso artículo se relaciona el supuesto apoyo del ex poderoso clan Escrucería a la candidatura de Escobar, centrados nuevamente en empañar al candidato tumaqueño, como si el país desconociera la oscura radiografía que ha existido cuando la otrora poderosa derecha busca por todos los medios crear “falsos positivos” mediante la argucia de emparentar a unos con otros en entramados que, como lo muestra la realidad, no tienen nada que ver. El país entero conoce la probidad de Escobar, de tal manera que lo que se logró fue impulsar aún más la decisión de los nariñenses, en contravía del amañado artículo mencionado.

En otro artículo, como si los anteriores no fuesen poco, tratan de mostrar el giro que Escobar dio respecto al gobernador de Nariño John Rojas, sin embargo, cuando se aprecia bien el video, hay un justo reclamo frente al caos en materia de seguridad que deja el gobernador saliente, además de la justa denuncia del maridaje que hubo entre Rojas y Zambrano, el otro candidato frente al cual la fiscalización de los medios y de los creadores de opinión estuvieron ausentes.

Y como si esto fuese poco, en otro artículo se acusa a Escobar de haber recibido proyectos de regalías de la Gobernación de Nariño, lo cual jurídicamente no implica ninguna irregularidad, nuevamente lo que hay es la intención de manchar la hoja de vida del candidato que hoy es el Gobernador electo del departamento de Nariño.

“Candidato a la gobernación de Nariño fue declarado fiscalmente responsable por detrimento patrimonial a título de falta grave”, “De Cambio Radical al Pacto Histórico. Los antecedentes del candidato a la gobernación de Nariño”, “Contraloría sanciona a candidato del Pacto Histórico a la gobernación de Nariño”, “¿Un candidato idóneo para la actual crisis económica y social de Nariño?”, son algunos de los títulos de los artículos  de los últimos tres meses, cuyo único fin fue acabar con la dignidad del candidato Escobar, hoy gobernador, y dirigir la opinión hacia ese entramado.

En el mismo periodo, los titulares para el candidato Berner Zambrano fueron, entre otros: “Berner Zambrano Gobernador, según última encuesta”, “Comunidades indígenas de Cumbal, Ipiales, Guachucal, Aldana, Sapuyes, El Contadero, Imués, Carlosama y Túquerres respaldan a Berner Zambrano”, “La Unidad Regional del Pacífico se une a Berner Zambrano”, “El primer análisis del panorama político de Pasto y Nariño arrojó un rotundo éxito de más de 300.000 votos para Berner Zambrano, candidato a la Gobernación de Nariño por la coalición, De Frente por Nariño”, entre muchos otros titulares en donde claramente se aprecia la imparcialidad en la información que se suministra al publico lector de Nariño.

Como si lo anterior no bastara para mostrar la clara parcialidad con que se está operando, aparecen también unas columnas en contra de la ministra de Ciencia y Tecnología, la tumaqueña Yesenia Olaya Requene, que parecen sacadas del propio Macondo. El mismo columnista pasa de los elogios frente a esta designación por parte del presidente Petro, invitando a un elogio y reconocimiento a la ministra, a la mejor usanza de la vieja política en donde los homenajes se aprovechaban para pedir favores, se pasa a acusarla de acosadora, de decirle y repetirle que “Veo que su inteligencia se encuentra a la altura de su petulancia”, sin que en la nota se avizore siquiera la posibilidad de defensa y de diálogo de la “acusada”, tomando una actitud agresiva a todas luces no solamente contra una alta dignataria del Estado, sino contra una mujer afrocolombiana.

Hay un ataque sistémico al gobierno del cambio, al gobierno por el cual le apostamos más de 11 millones de colombianos. La prensa, los medios se están encargando de deslegitimar los esfuerzos que se están haciendo por lograr una mayor equidad, inclusive se cuestiona a la Ministra Olaya por un proyecto de 3 mil millones de pesos que favorecerá a niños y niñas, jóvenes y adolescentes del Pacífico nariñense, buscando con ello ir zurciendo las brechas diferenciadoras que hay entre el campo y la ciudad, entre el centro y la periferia. Desde luego que el territorio necesita mucho más inversión, pero es un buen inicio en un territorio tradicionalmente olvidado por Colombia y por el propio departamento.

Entendemos perfectamente que los medios de comunicación deben cumplir una función de seguimiento a los gobernantes nacionales y locales, a los servidores públicos, a quienes ostentan la representación del pueblo, sin embargo, este seguimiento debe ser imparcial, la información debe buscar desde la imparcialidad la verdad o las verdades a toda costa, pero como se ha expresado en esta columna, lo que hay es un claro interés por mostrar únicamente lo negativo, de afirmar lo que la vieja política colombiana viene diciendo desde que se abrieron otros horizontes, mostrando al cambio como algo negativo y a la necesidad de las reformas en educación, salud, pensiones, entre otras, como un capricho de un líder, cuando la verdad es que Colombia es uno de los países más injustos e inequitativos de planeta.

Jamás la prensa debería ceder sus principios a los intereses privados. La libre información es una de las principales garantías de los pueblos libres. Sigamos apostándole a ello.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.