Banner Before Header

“CUANDO YO DIGO FRANCIA” 

GEOMETRIAS 

0 359

Por:

Jorge Luis Piedrahita

 

Jorge Luis Piedrahita

 

En homenaje a sus excepcionales atributos de mujer, afro, de 40 años, independiente, vocera de “los nadies y las nadies”, “las mayoras y los mayores”, los excluidos, los marginados, también de sus 800.000 votos, en fin, de las minorías tan conculcadas y aplazadas, el Pacto Histórico escogió a Francia Márquez, como fórmula vicepresidencial. Pero nadie pensó en lo inmediato y radical que se iba a posicionar en el espectro político.

Se vino de una en contra del partido liberal y de César Gaviria, a la sazón pendiente de un muy posible avenimiento programático y logístico, siempre que Petro no cruzara la línea roja que se fijó en la defensa de la Constitución de 91, la no reelección, la autonomía del Banco de la República, la  revisión del modelo económico de crecimiento, el régimen pensional…

Y Petro había venido reivindicando los grandes aportes que había hecho la República Liberal y la Revolución en Marcha (reforma de 1936, función social de la propiedad, separación iglesia-estado, ley 200 de 36, reforma universitaria, laboral…). Recuérdese su embriagador discurso de Girardot… plaza roja en donde –al mejor estilo de López Pumarejo- vivó por tres veces las banderas del viejo partido liberal.

Y no sólo el liberalismo de la primera mitad del siglo XX,  sino como el Dios Jano, mirando hacia el pasado y hacia el futuro, había que retornar al liberalismo de los radicales antiesclavistas y también al de César Gaviria que había arropado la Constitución de 1991, con todos sus contundentes logros en lo social y humanístico de la Carta de Derechos y todo el procedimiento constitucional de tutela; la desmovilización de la guerrilla del M-19, el empoderamiento de las comunidades negras –vea Usted- con la ley 70/94. En el imponderable proceso y pacto de paz de este lustro Gaviria siempre ha sido no sólo solidario sino promotor.

Ya Sergio Fajardo viene sufriendo los estragos de haber despreciado al liberalismo.

No sólo por sus congresistas (15 senadores y 33 representantes), sino porque, sigue siendo cierto, que hay más liberalismo que partido liberal. Por fortuna para Petro, la inmensa mayoría de los nuevos representantes liberales a la Cámara, adhirieron al Pacto Histórico, antes de la salida en falso de Francia. Son los representantes a la Cámara los verdaderos voceros de las regiones, de la Colombia profunda, teniendo en cuenta que los Senadores son plenipotenciarios del Estado. Allá en las regiones, por eso, el uribismo fue que sufrió “positivo” desastre.

Fue neurálgica la escogencia de Francia teniendo en cuenta las combinaciones pendientes para ver de obtener el triunfo en la primera vuelta. Parece que no se logró la alineación de los astros para ungir a otro partido y todo desembocó en Francia que, estratégicamente por ser de casa, pudo sacrificarse. Pero –como decía el Viejo López- “por ahí no es la cosa”. Gaviria debe ser convidado –y no por la puerta de atrás- a coadyuvar al cambio que todos soñamos. Para que no cometa la irreparable equivocación de hace 4 años cuando se fue con Duque para mal de la Patria Grande.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.