Banner Before Header

“EL CAMINO DE LOS CAPUCHINOS”

VISION DE MUJER

0 386

Por:

Elsy Melo Maya

 

Elsy Melo Maya

 

 

Es uno de los capítulos de “El camino de un emigrante”, de Roberto Bastidas Buch (QEPD), el ingeniero electrónico y Máster en ciencia de computadores de la Universidad de Nuevo México, Máster en telecomunicaciones de la Universidad de Essex Inglaterra, quien como el mismo lo manifiesta, escribió varios libros para aplicar en la docencia, textos de temas como microprocesadores, máquinas de estado finito y programación de computadores, entre otros, pero este es el único  relacionado con la historia. Y entre los 55 capítulos, hace referencia a la misión de los sacerdotes Capuchinos en nuestra comarca y la influencia en su desarrollo.

Y así relata la salida de un grupo de misioneros del convento de los Capuchinos en Pasto, con rumbo al Valle de Sibundoy: “Nublado y con mucho viento, ese inicio de septiembre, el 2, día viernes, para ser preciso, año de 1910 “… “Las calles de Pasto seguían casi desiertas a esas horas de la madrugada, solamente caminaban unas pocas mujeres que buscaban participar en la primera misa del día vestían largas faldas de color oscuro… Los chales también oscuros cubrían sus cabezas que dejaban vislumbrar una o dos largas trenzas que se deslizaban en las arqueadas espadas que imponía la subida de la calle del Colorado…”

“Poco a poco se acercaron a lo que se conocía como el inicio del camino de los Capuchinos; Fray Estanislao miró hacia atrás, aclaro su vos tosiendo ligeramente y comentó a sus compañeros de viaje… para los locales y habitantes de Pasto este también es conocido como el Camino Real guardando la vieja usanza. Fue trazado por nosotros como Comunidad Capuchina y propuesto en 1900 al gobierno de este país. Nos propusimos construirlo con el trabajo de indígenas de la región, especialmente habitantes del Valle de Sibundoy. En 1905 fue aprobado el presupuesto de 1600 pesos oro por kilómetro construido, el camino debería permitir el tránsito de viajeros a pies, a caballo y en coche. Se prohibía el arrastre de madera por bueyes o caballos porque los troncos de madera destruían la cubierta del camino. El primer tramo nos llevará hasta la “Divina Pastora” lugar dedicado a nuestra patrona, un camino ascendente que en el futuro podrá adaptarse al tráfico de vehículos a motor ya que sus ascensos están por debajo de un diez por ciento. Luego tomará la vera de una hondonada y después de superar el punto más alto, en el páramo, a más de 3200 metros, comenzaremos el descenso pasando por uno de los más hermosos lugares, con una vista excepcional sobre la laguna de la Cocha. “Cocha” es un vocablo que significa lago…”

El profesor de la Universidad del Cauca, oriundo de Pasto, publicó su libro en agosto de 2021 y falleció en noviembre del mismo año, cumpliendo después de 10 años con uno más de sus propósitos: dejar un documento “en el cual se pueda recordar su historia y su relación con la familia en España, Colombia, Argentina y en otros países”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.