TESTIMONIO DE NARIÑO 173 – MAYO 2022

Versión PDF flipsnack

0 175
Punto de venta en Pasto: Cra 21 # 19-69 Salud licores, plaza del carnaval. Celular: 3182117921

 

EDITORIAL

Sobre el sectarismo de la política mal concebida

Por:

Uriel René Guevara Revelo

Director

 

No es nada nuevo. Cada vez como que es peor. Hay una clase de individuos que muestran sus rostros desconocidos, desnudos, sin máscaras, cuando de hablar de política se trata. Fanáticos. Mediocres. Creen tener en sus expresiones agresivas la razón en todo. Usan la burla para descalificar a quienes les contradicen y si se les acaba la carcajada acuden al insulto, a la ofensa más perversa y a su falta de educación.
En escenarios virtuales, la mayoría de veces alojados en el anonimato, en dudosos perfiles de las redes sociales, alaban, celebran, padecen, critican, conspiran, denuncian, enjuician, condenan, pontifican, destierran, sin rubor alguno. Seguros de sí. Ridículos.
Pueden ser de izquierda o de derecha. Para el caso, los hay en los dos bandos. Tampoco importa el género, los hay también en sus diversos bandos, pero tienen algo en común. Casi nunca escriben con sus propias manos sino que acuden a infinidad de memes, emoticones, videos, artículos, caricaturas, tratando de demostrarse intelectuales, o al menos inteligentes, con esos mensajes compartidos, y tratan de hacer creer que son de su autoría personal, de su propia cosecha.
Y cuando se atreven a escribir por su cuenta, lo primero que resalta es su horrorosa ortografía, su pésima redacción, su pobreza de ideas y de ideales, su angustiosa superficialidad y su precariedad de espíritu.
¿Que dónde se los encuentra? En los grupos de Whatsapp y muy frecuentemente en redes sociales, sobre todo Facebook, YouTube, Instagram, Twitter y Tik tok.
Pero también hay personas que asumen su rol y sus posiciones con valentía, editorializan, hacen uso de la libertad de expresión y sustentan sus puntos de vista, sus opiniones, basados en documentos, en evidencias, ejerciendo el derecho de disentir, el derecho de réplica, proponiendo soluciones, argumentando respuestas, imaginando caminos, serios, comprometidos, alejados de protagonismos politiqueros en búsqueda de los votos para elecciones futuras.
Además, hay otros seres especiales, diríamos extraordinarios, líderes,que cargan sobre sus hombros los gritos desesperados, los puños firmes, los brazos levantados, los ecos de los silencios de los nadies y las nadies, de las miradas de esperanza y ensoñación direccionadas a territorios distintos, a otras tierras prometidas, que buscan comunicarse de todas maneras y de distinta manera, para fundar un diálogo, un acuerdo de vida.
Quisiéramos ser de estas últimas voces. Y ser parte de su vida cotidiana. Su testimonio.

—-

Lea Testimonio de Nariño, versión PDF Flipsnack, en el siguiente enlace:

https://www.flipsnack.com/FBC8BA99E8C/testimonio-de-nari-o-173-web.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.