SUSPENDEN AL ALCALDE DE MEDELLÍN POR UN POLÉMICO VIDEO EN EL QUE EXPRESA SU APOYO A PETRO

La Procuraduría General de Colombia suspendió este martes de su cargo al alcalde de Medellín, Daniel Quintero

0 61

 

La Procuraduría General de la Nación suspendió este martes de su cargo al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, por un video en el que expresa, de forma indirecta aunque clara, su apoyo a la candidatura de Gustavo Petro en las próximas elecciones presidenciales.

La procuradora general, Margarita Cabello, consideró que Quintero incurrió en “la presunta y reiterada intervención en actividades y controversias políticas“.

“La Procuraduría tiene la competencia constitucional y legal para investigar, suspender provisionalmente y sancionar, hasta con destitución e inhabilidad, a todos los servidores públicos del país, incluyendo a los de elección popular”, argumentó.

La ley colombiana impide a funcionarios públicos participar en política electoral.

La procuradora también anunció la apertura de una investigación y suspensión provisional a otros tres cargos públicos: Andrés Fabián Hurtado, alcalde de Ibagué; Gustavo Adolfo Herrera, concejal de Calarcá (Quindio); y Grenfell Lozano Guerrero, personero de Nátaga (Huila).

El video

En el video en cuestión, publicado por el propio Quintero en Twitter, el alcalde acciona la palanca de cambios de una camioneta y dice “el cambio en primera”.

“El cambio en primera” es uno de los eslóganes que está usando la campaña de Pacto Histórico, la alianza de izquierdas liderada por Petro.

Al ser este candidato el favorito en las encuestas, la frase expresa su ambición de ganar las elecciones presidenciales en la primera vuelta, que se disputará el 29 de mayo.

Para lograr esto y evitar ir a una segunda vuelta, necesita obtener más de la mitad de los votos.

Tras conocer su suspensión, Quintero escribió varios mensajes en la red social Twitter, entre ellos: “Ha iniciado el golpe de estado en Colombia”, “Uribe y Cabello acordaron sacarme del cargo” o “La democracia está en riesgo”.

Análisis de Daniel Pardo, corresponsal de BBC Mundo en Colombia

La procuraduría colombiana tiene un notable poder y suele mostrarlo, sobre todo, en los procesos de sanción y destitución de alcaldes y gobernadores en un país donde la corrupción y clientelismo parecen estar a la orden del día.

Cuando Petro era alcalde de Bogotá, un político afín al uribismo, Alejandro Ordoñez, era el procurador general. Y lo destituyó en un polémico caso que llevó a Petro, quien denunció un golpe de Estado, a la plaza pública y promover su discurso. Luego fue restituido, pero su figura se empoderó.

Ahora, otra política que formó parte de un gobierno uribista, Margarita Cabello, exministra de Justicia del presidente, Iván Duque, destituye a un también polémico -y antiuribista- alcalde de Medellín.

Los argumentos legales de las destituciones bien pueden sonar razonables. Su impacto político, sin embargo, es incalculable.

Incluso si las apelaciones a las que tiene derecho Quintero resultan en su restitución rápidamente, el hecho político, a tres semanas de la primera vuelta de las presidenciales, ya se dio. Y es difícil saber cuáles pueden ser sus implicaciones.

Gustavo Petro se encamina hacia las presidenciales como favorito.

El recuerdo de Petro en Bogotá

La destitución provisional de Quintero, que en teoría es por tres meses, recuerda le polémica suspensión de Petro durante su alcaldía de Bogotá, entre 2012 y 2015.

La suspensión, que en la práctica duró poco más de un mes, se debió a supuestos errores y decretos ilegales en el proceso de transformar el sistema de recolección de basuras en la ciudad, que era parcialmente privado y Petro quería hacer público.

El caso fue revisado, a petición de Petro, por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que falló a su favor, alegando que, en ese caso, la Procuraduría no tenía autoridad para destituir a un dirigente elegido por voto popular.

El 22 de abril de 2014 el Tribunal Superior de Bogotá apoyó las medidas cautelares enunciada por la CIDH y Petro tuvo que ser restituido como alcalde.

Años después, el Consejo de Estado, una corte encargada de casos administrativos, declaró la destitución como ilegítima y ordenó una indemnización para Petro.

No es claro si en el caso de Quintero aplica la resolución de la CIDH.

Quintero, un joven ingeniero que hizo parte del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, llegó a la alcaldía de Medellín como independiente, sin el apoyo del uribismo, histórica fuerza de esa región, ni de la izquierda.

El año pasado su mandato intentó ser revocado por un grupo de la sociedad civil apoyado por Uribe a través de firmas y un eventual referendo, pero el proceso está congelado.

Aunque muchos coinciden con la Procuraduría en que su intervención en la campaña fue evidente e ilegal, los críticos del gobierno aseguran que la sanción también debería aplicar para funcionarios del ejecutivo, incluido el presidente, y las Fuerzas Armadas, que también han hecho comentarios supuestamente proselitistas en medio de la campaña, en especial en contra de Gustavo Petro.

Por: BBC News Mundo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.