SEGUIDORES DE BOLSONARO INVADEN CONGRESO, PRESIDENCIA Y SUPREMO TRIBUNAL EN BRASIL

Seguidores del expresidente de Brasil, Jair Bolsonaro, invadieron este domingo áreas del Congreso Nacional y del Supremo Tribunal Federal en la capital del país, Brasilia.

0 45

Seguidores del expresidente de Brasil, Jair Bolsonaro, invadieron este domingo áreas del Congreso Nacional y del Supremo Tribunal Federal en la capital del país, Brasilia.

Una parte intentó también accedió al Palacio del Planalto, sede del Ejecutivo brasileño.

Los partidarios de Bolsonaro piden una intervención militar y la renuncia de Luiz Inácio Lula da Silva, más conocido como Lula, quien derrotó a su rival de extrema derecha en las elecciones de octubre.

El presidente anunció durante una rueda de prensa en Sao Paulo -donde se encuentra en viaje oficial- la intervención federal de Brasilia para “garantizar la seguridad pública” y dijo que lo sucedido este domingo “no tiene precedentes en la historia del país”.

También ordenó el cierre del centro de la capital, incluida la avenida principal donde se encuentran los edificios administrativos y gubernamentales, durante 24 horas.

Calificó a los que estaban detrás del asalto al Congreso de “fascistas fanáticos” que representaban “todo lo que es abominable” en la política. Y dijo que quien lo hizo será “encontrado y castigado”.

“Incluso vamos a averiguar quiénes son los financiadores de estos vándalos que fueron a Brasilia y todos pagarán con fuerza de ley por este gesto irresponsable, este gesto antidemocrático y este gesto de vándalos y fascistas”, dijo el presidente.

Lula también arremetió contra la policía, condenando su falta de acción cuando la multitud se tornó violenta.

“La policía no hizo nada en absoluto. Simplemente dejaron entrar a los manifestantes”, dijo.

“Hubo mala fe, mala voluntad. Los policías que participaron en esto no pueden quedar impunes”.

El asalto a las sedes de los tres poderes

Los manifestantes, que se concentraron frente al Cuartel General del Ejército, se trasladaron a la Explanada de los Ministerios en la tarde del domingo.

Imágenes difundidas por cadenas locales muestran a decenas de manifestantes en la rampa que da acceso al Congreso y al Palacio del Planalto -palacio presidencial- y en los alrededores del edificio del STF.

MAnifestantes en la rampa del Congreso de Brasil.
FUENTE DE LA IMAGEN,EPA

Las imágenes muestran ventanas rotas y manifestantes caminando tranquilamente dentro del edificio del Congreso. Algunos llegaron a la cámara del Senado, donde saltaron en los asientos.

No está claro si aun siguen en el edificio.

Frente al Congreso, un grupo de policías trató de detener el avance de los manifestantes con gas pimienta, pero no tuvo éxito.

Muchos hacen comparaciones con el asalto al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021 por parte de los partidarios de Donald Trump, un aliado de Bolsonaro.

Policía repeliendo a manifestantes con gas pimienta.
FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES
Manifestantes bolsonaristas enfrentándose a la policía en Brasilia.
FUENTE DE LA IMAGEN, REUTERS

Al ser domingo, el Congreso está vacío. Solo los empleados responsables de los servicios esenciales estaban presentes en el momento de la invasión.

Las dramáticas escenas se produjeron una semana después de la toma de posesión del izquierdista Lula.

En su discurso de inauguración, el flamante mandatario prometió reconstruir el país de entre “terribles ruinas”. Criticó también duramente las políticas de su predecesor, quien fue a Estados Unidos y evitó estar presente en la ceremonia de cambio de mandato.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES Lula da Silva durante su toma de posesión.

Reacciones de condena

El presidente del Senado, Rodrigo Pacheco, comunicó en Twitter que estaba en contacto con el gobernador del Distrito Federal, Ibaneis Rocha.

“El gobernador me informó que está concentrando los esfuerzos de todo el aparato policial para controlar la situación”, afirmó.

Repudio con vehemencia estos actos antidemocráticos, que deben someterse con urgencia al rigor de la ley”, dijo Pacheco.

“Este absurdo intento de imponer la voluntad por la fuerza no prevalecerá. El gobierno del Distrito Federal afirma que habrá refuerzos. Y las fuerzas que tenemos están actuando”, dijo por otra parte el ministro de Justicia, Flavio Dino, también en Twitter.

Mandatarios de América Latina y de otras partes también se sumaron a las condenas de lo sucedido en Brasilia.

“Reprobable y antidemocrático el intento golpista de los conservadores de Brasil azuzados por la cúpula del poder oligárquico, sus voceros y fanáticos. Lula no está solo, cuenta con el apoyo de las fuerzas progresistas de su país, de México, del continente americano y del mundo”, tuiteó el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

El presidente chileno, Gabriel Boric, dijo que Brasil tiene “su pleno respaldo frente a este cobarde y vil ataque a la democracia”.

“Estamos junto al pueblo brasileño para defender la democracia y no permitir #NuncaMás el regreso de los fantasmas golpistas que la derecha promueve”, tuiteó, por su parte, el presidente argentino, Alberto Fernández.

“Las derechas no han podido mantener el pacto de la no violencia”, tuiteó, por su parte, el presidente colombiano, Gustavo Petro, afirmando que “el fascismo ha decidido dar un golpe”.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, también quiso expresar su apoyo a Lula y condenó “rotundamente el asalto al Congreso de Brasil y hacemos un llamamiento al inmediato retorno a la normalidad democrática”.

El presidente francés, Emmanuel Macron, tuiteó en portugués que “la voluntad del pueblo brasileño y las instituciones democráticas deben ser respetadas” y dijo que Lula puede contar “con el apoyo incondicional de Francia”.

“Se trata de algo más que la derrota de Bolsonaro”

Análisis de Katy Watson, corresponsal de la BBC en Sao paulo

Es importante señalar que no se trata solo de la derrota de Jair Bolsonaro, es más que eso.

Muchos de sus seguidores con los que he hablado en los últimos meses han dicho que él es menos relevante de lo que era.

Lo que los manifestantes de línea dura quieren más que nada es que Lula regrese a prisión, no al palacio presidencial.

Es su miedo al comunismo y la visión errónea de que Lula es un comunista lo que está alimentando su ira más que nada.

Jair Bolsonaro fue el vehículo de esa ira: fue la persona que desplazó a Lula.

Pero ha estado muy callado desde que perdió (incluso voló a Florida para evitar la toma de posesión), e incluso él no ha sido tan duro como quienes lo respaldan.

Algunos argumentan que Bolsonaro es irrelevante: solo el ejército puede salvar a Brasil.

Este es un país donde el gobierno militar todavía es muy aceptable entre una parte considerable de la población.

Entonces, si bien en muchos sentidos está sacado directamente del manual de estrategia de Trump, hay profundas raíces brasileñas en todo esto y un retroceso al miedo al comunismo durante la Guerra Fría.

Fuente: BBC News Mundo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.