LAS MEDALLAS SON DE LOS IMPEDIDOS

0 147

 

Por: Gustavo Álvarez Gardeazábal

 

Gustavo Álvarez Gardeazábal

 

Algo que no nos han explicado debe estar pasando en la organización y desarrollo del deporte colombiano. Nos hemos ido convirtiendo en un país exportador  de ciclistas  y futbolistas y ahora va a ser de paraolímpicos.  A  casi todos les va muy bien por fuera. Los Cuadrado, los Zapatas, los Murieles  y los  más de 400 futbolistas jugando en equipos de casi todo el mundo harían sospechar a quien no conozca Colombia que en este país la organización administrativa  y promocional del fútbol debe ser una maravilla. Y ni se diga de los ciclistas, hechos solamente como adolescentes en las bielas nacionales porque casi todos los exitosos fueron formados desde los 17 años en equipos de marca europeos  o en los italianos  especializados en descubrir los aguapaneleros en Zipaquirá o en Cómbita y volverlos campeones. Pero si va y  se hurga un poquito no más en la estructura de las ligas y las federaciones  lo que se encuentra son chascos fritos como las rosquillas en la plata que les da el estado.

Es curioso, los partidos de los estadios y la Vuelta a Colombia y  el Clásico RCN  parecen  de mentiritas. Antes eran el semillero de los deportistas triunfadores. Ahora los partidos de fútbol que se juegan en Colombia, como las competencias de ciclismo, son para los saldos que los agentes contratistas no pudieron colocar en las canchas o  carreteras del extranjero. No se por estos días si se despertará, después de los paraolímpicos de Tokio, un proceso similar porque si medimos el número de medallas obtenidas por los deportistas normales con la cosecha estupenda y enorgullecedora de los impedidos, la inversión que el estado, las ligas, las federaciones y  hasta los patrocinadores hacen por unos y por otros es inversamente proporcional en cantidad y resultados.

Es posible que lo invertido por las dirigencias deportivas en los deportistas normales, desde el ministerio hasta la más humilde liga parroquial, no se compense con los resultados logrados por los paradeportistas. Eso si, no intentemos explicarlo porque podemos ser injustos o exagerados. Dejémoslo así. Los grandes triunfadores fueron los deportistas paraolímpicos. Las medallas las trajeron ellos, no los otros.

El Porce septiembre 3 del 2021

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.