¿INVESTIGACIONES EN SALUD MENTAL?

VISION DE MUJER

0 57

Por:

Elsy Melo Maya

 

Elsy Melo Maya

 

“Roberto Hernández Sampieri, en el libro Metodología de la investigación –primera edición- describe que las investigaciones son procesos y buscan alcanzar dos objetivos, a saber: generar teorías y solucionar problemas, llámese Investigación Básica por un lado e Investigación Aplicada por el otro; un tema de actualidad frente al panorama caótico actual, donde se experimenta un estado de postpandemia, asociado a  diversidad de situaciones que afectan las condiciones de vida como el desempleo, la carestía generalizada, el inoperante acceso al sistema en salud, los cambios de temperatura, lluvias constantes, deslizamientos, entre otros tantos.

Rosa Elvira Meneses, docente de una prestigiosa IE manifiesta: “es común encontrar conflictos grupales que trascienden a lo personal en los colegios, las enfermedades mentales están a la orden del día, el cutting, la ideación suicida, la violencia de género y el embarazo prematuro; del consumo de drogas y las agresiones con armas blancas mejor ni hablar. El retorno de los estudiantes trajo muchos cambios, causa dolor reconocerlo, pero es así”

Sumado a esto, las disfunciones familiares, el ensimismamiento en el que se encuentran los jóvenes responsables de fuertes cambios comportamentales y cognitivos, que terminan afectando el sistema familiar, con repercusiones hacia la comunidad. Y en el mismo sentido, el consumo de SPA y otras adicciones comportamentales, como son el sexo virtual o cibersexo, definido así por la Asociación Americana de Psicología, y algo muy importante: la decadencia en valores y la ausencia de Dios en nuestras vidas. Ante este panorama, surge la pregunta: ¿Qué buscan las investigaciones en cuanto a la salud mental?

Las investigaciones como procesos académicos deberán buscar y plantear alternativas de solución, bajo un análisis juicioso del comportamiento humano, resultado del pensamiento que en la cotidianidad generan los seres humanos. El llamado es a hacer investigación aplicada, detenerse un instante a observar las conductas de allegados, esas redes de apoyo que se tejen en la familia o grupo de amigos en la Universidad o el trabajo, y a partir de ello, planear acciones para mitigar los problemas que aluden al accionar en comunidad. No es necesario ser psicólogo o profesional de la salud mental para apuntar al desarrollo humano en la investigación, solo se necesita altruismo, accionar esos valores sociales que están en nuestra introspección y nos llaman a ser más justos, sociales y ante todo, más humanos.

Invito entonces para que las investigaciones apunten a la solución de esos problemas sociales- masivos  que afectan esta aldea global, que  tienen su punto de partida en el pensamiento de donde provienen los sentimientos para emitir una conducta. Solo así es posible construir un futuro próspero, con base en la justicia social, porque definitivamente “el todo es más que la suma de las partes…”

(Docente Giovany Delgado Meneses).

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.