ESOS HERMANOS NUESTROS

Algunos políticos y gobernantes opinaban otra cosa

0 205

Por:

Juan Revelo Revelo

 

Juan Revelo Revelo

 

Se cansaron de no tener que comer…

 

No tenían nada,

ni siquiera miedo;

sólo frustración y un vacío doloroso

en el estómago y en el alma.

 

Se cansaron de recorrer calles con puertas cerradas

en noches de abandonos y miserias.

El hambre les devoraba la esperanza

en una tierra donde crecía la inequidad

con indolencia y lujuria.

 

Algunos políticos y gobernantes opinaban otra cosa

—lejos de la realidad desde sus escondites demagógicos de arrogancia y mármoles-

decían que no era cierto que existiera gente

que buscaba comida en los basureros de las calles.

“Estudien vagos”

gritaba una senadora con mirada iracunda.

y otro agregaba en inglés Trumpista para esconder

su ineptitud y tozudez innata:

“People complain a lot and lie”

se les inflamaba la cara, a los dos: con la soberbia que nace de la ignorancia y el corazón de piedra.

 

Se cansaron de no tener dinero para pagar la renta

cuando los echaron a la calle.

En orfandad sus sueños profanados.

sin ninguna opción para sus hijos.

sólo amargor salitre y llanto.

Y entonces,

condenados al desprecio de la exclusión

y a la marginalidad perpetua,

buscaron un lugar para dormir en los recodos de la memoria áspera,

en el mutismo de las aceras y las bancas de los parques,

en la sombra encolumnada debajo de los puentes

con una mísera cobija y varios periódicos para cubrir sus cuerpos.

Y allí, indignados

leyeron la noticia de que la situación económica

era boyante para las élites y los corruptos

y que la crisis del país no se debía a ellos sino a los otros.

 

De todo eso se cansaron los hermanos nuestros,

menos de no tener miedo a la protesta

y a la muerte.

 

JUAN REVELO REVELO

En casa Floridablanca a los 30 días del Paro Nacional

Mayo 2021

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.