9 de abril en San José de Albán

VISION DE MUJER

0 383

Por:

Elsy Melo Maya

 

Elsy Melo Maya

 

La estudiante de 9º. Semestre de Administración Pública Territorial de la ESAP en San José de Albán, Beatriz Cristina Navia, nos comparte el video, resultado de un esfuerzo conjunto y muestra fehaciente de un territorio resiliente ante el conflicto armado, para conmemorar el Día de las Víctimas en Colombia. Con imágenes que impactan, el video narra entre otros aspectos, lo siguiente:

Entre los años 1998 y 2003 la violencia gestada por las guerrillas FARC y ELN perpetraron 5 tomas, destruyendo cientos de viviendas y edificaciones públicas como la alcaldía, la parroquia, el Banco Agrario, pero sobre todo muchas vidas humanas. El terrible protagonismo de los dos grupos tuvo mayor preponderancia en 2001 y 2002 cuando simultáneamente se perpetraron ocho ataques en la cabecera municipal a plena luz del día extendiéndose hasta altas horas de la noche. Sin embargo, la tensión en las zonas rurales no fue menor puesto que los jóvenes estaban expuestos al reclutamiento forzado para hacer parte de las filas de esos grupos guerrilleros. Como resultado se vivió un desplazamiento masivo de las familias que no tenían mayor alternativa que salvaguardar lo único que les quedaba: sus vidas, despojadas de todo lo que habían construido con sacrificio y férreo trabajo durante décadas.

Un conflicto armado de más de 50 años, donde se atentó contra la vida y la integridad de alrededor de 8,3 millones de personas. Una parte de ellas fue forzada a abandonar sus tierras, otros debieron huir del país y otros perdieron a sus familiares o su vida misma. Se aprueba la Ley de Víctimas en 2011, fijando cada 9 de abril la conmemoración del Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas del conflicto armado; en 2016 se firma el acuerdo de paz y pese a todos los inconvenientes se puede afirmar que ha servido al menos para escuchar a las víctimas y permitir su participación en la construcción del mismo.

“La conmemoración del día de las víctimas en Colombia, es una fecha que también nos incluye a nosotros, como parte de nuestra historia y como una lección de que, a pesar de todas las tragedias que puedan ocurrir, siempre podemos reconstruir nuestra sociedad y salir adelante”.

En la actualidad, Albán es un municipio pacífico y muy productivo, con organizaciones exitosas como la Asociación Agropecuaria, que reúne a caficultores y otros campesinos. También ha sido objeto de reparación colectiva para las víctimas con equipos de cómputo para 18 instituciones educativas, por 238 millones de pesos y más de mil millones de pesos en mobiliario tecnológico y de cocina.

Las salas de Informática llevan los nombres de dos estudiantes fallecidos a causa del conflicto armado: Elisabeth Erazo y Arley Farinango. “Fue un avance en la reconciliación, la paz y el NO olvido a sus víctimas.”

 

Elizabeth Erazo y Arley Farinango se llamarán las salas de informática donadas por la Unidad para las Víctimas en las instituciones educativas de San José De Albán en Nariño, en honor a los estudiantes que murieron a causa del conflicto armado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.